Yo no juzgo; TODO tiene un motivo

0

Yo no me atrevo a juzgar la gente, todos tienen sus «porqué»… Pero creo que en esta vida muchas situaciones tienen solución, también la tristeza.

Nos cuesta entender porque algunas situaciones se nos presentan muy difíciles o porque a otro le va mejor que a uno. En mi caso lo he pensado muchas veces.

Pero también está el hecho de preguntarse a uno mismo: ¿QUÉ ESTOY HACIENDO PARA SALIR DE LA SITUACIÓN MALA EN LA QUE ESTOY?

Siempre, ahí afuera o buscando muy dentro de ti va a haber alguien que esté dispuesto a escuchar, a darte su apoyo, aconsejarte cuando lo necesites. Creo que todos en algún momento llegamos a sentirnos solos (obvio no lo estamos) pero, como que algo en nuestro cerebro deja de funcionar bien.

Para esto debemos escribir en un papel o tener una foto en tu pared el motivo por el cual te levantas todas la mañanas, del porqué caminas hasta tu trabajo, del porqué te la pasas en el tráfico vehicular, del porqué comes algo rápido para salir corriendo porque se te hace tarde…

En mi caso tengo cuentas qué pagar, pero sobre todo porque sé que tenemos un motivo por el cual estamos en esta vida, del porqué te pasan esas cosas que te pasan. De que hay más tiempo y motivos que aún están por venir.

¡Tenemos que ser agradecidos por tener vida!

FÍJATE BIEN, ¡ABRE LOS OJOS!

Y ahora sí, como decía Facundo Cabral: «No estás deprimido, estás distraído».