Y me odié a mí misma

0

Hoy odio cada minuto que te regalé, cada pensamiento en el que tú eras protagonista, cada ilusión creada y cada plan futuro en el que aparecías.

Hoy odio todo lo logrado para ti, toda la confianza que te di y las palabras que te dirigí.

Odio las tardes que pasé contigo, y las noches en las que no me hizo falta soñarte, porque estuviste ahí. Odio las sonrisas que me provocaste, los favores que me hiciste y el trato que me ofreciste.

Odio todo lo vivido contigo y lo que quedó por vivir, porque una vez más quedó en el aire. Una vez más alguien fue el dueño de mi vida, pero sólo lo fue de manera temporal.

Otra vez lo entregué todo para al final no recibir nada. Otra vez me odio a mi misma por idiota, por sólo haber querido ilusionarte y sorprenderte, cuando tú sólo querías vivir al límite. Por pensar en ti cuando pensabas en otras. Por querer tocarte cuando te tocaban otras manos.

Odio el pedazo de corazón que te entregué por haberse dejado entregar. Odio esa parte de mi cerebro que se dejó llevar por el sentimiento sin atender razones.

¿Por qué te quería en mi futuro, si tú no me diste motivos? ¿Por qué aún sabiendo la realidad, estuve ahí?

Me odio, me odio a más no poder. Me odio por odiarte cuando no eres el culpable…

cuando fuiste con sinceridad y transparencia y a pesar de ello no quise ver.

shutterstock_342244982