Y es que si te vas a ir, vete bien…

0

No me refiero a no dejar cosas por hacer, tener todo arreglado y las tareas hechas, no estoy hablando de un viaje cualquiera. En este viaje vamos acompañados por otra persona tomados de la mano, la cual creíamos era la indicada, compartiendo, viviendo experiencias, en el que un día todo es felicidad y al siguiente lo deja de ser.

Ya sea que nosotros rompemos con ese lazo o la otra persona desgarra nuestro corazón. Por favor dejemos de ser tan egoístas.

“Y es que si te vas a ir, vete bien”.

Todos hemos pasado por esta situación, decidimos terminar con esa persona, aunque cuando queremos corremos de vuelta… porque la extrañamos, queremos platicar nuevamente, necesitamos algo y sabemos que lo vamos a obtener. Va a estar ahí al tronar de nuestros dedos, pero no deseamos reparar el daño ocasionado, ya no queremos una relación. Lastimamos más de lo que imaginamos.

O en el caso contrario, han roto nuestros sueños y esperanzas. Todo eso que alguna vez llegamos a imaginar se ha esfumado, hacemos lo que se encuentre al alcance de nuestras manos para volver a ser lo mismo que algún día fue, pero no tenemos éxito, estamos desilusionados, rotos; lo único que pedimos es que el tiempo pase deprisa, tan rápido para poder olvidar, para seguir en la búsqueda de la persona que llegara a complementarnos, solo que en el intento de poder superarlo y cuando creemos estamos a punto de lograrlo, esa persona aparece… una ola de recuerdos inundan nuestro ser, volvemos a caer, y esto probablemente seguirá pasando; nos encontraremos en un callejón sin salida, esa persona se ira y reaparecerá.

1

Al terminar con una relación, por mas larga o corta que esta haya sido, tenemos que ser fieles y respetar nuestra decisión. Puede ser mas que doloroso, pero es un sentimiento terrible para la otra persona. Si decidimos ponerle punto final a esa etapa hay que remarcarlo muy bien. No podemos ser intermitentes, buscar, ver, intentar platicar… porque si bien no queremos tener  un compromiso, está la excusa de quedar como amigos; la amistad después de una relación de noviazgo es algo que simplemente no se pude dar, podemos pasar de ser amigos a algo mas serio, pero nunca al revés. Una de las dos personas jamás se va a poder visualizar simplemente así, y si así lo deciden es porque hay esperanza de alguno de poder recuperar lo que ya nunca podrá ser.

En el momento de irte y volver envías señales confusas, señales que tienen que desaparecer de inmediato, es una tortura.

“Y es que si te vas a ir, vete bien”.