Vivir es un riesgo… Vívelo

0

Un día te levantas con la noticia de que tu cuerpo no responde como debería, de un momento para otro cambia tu visión de la vida. Aquello que dejabas para un largo plazo cambia de momento y espacio. Piensas en el peor escenario, quieres que todos los que amas se alejen para que no formen parte de la película que acabas de crear; donde la protagonista cree que el guión esta escrito por un Dios o ser supremo al que le disgusta. Lo mejor que puedes hacer es poner a descansar la máquina de pensamientos.

Sientes que tu futuro se te escondió después de tal noticia, ¡hey! estás ahora, aquí… La vida te dio una noticia, regálale una sonrisa y esa luz que tintinea a tu alrededor al caminar. Piensa, este regalo de la vida es un aviso de que estás viva y te recuerda que desde que llegaste aquí eres el único responsable de ti, de la forma en que vives y disfrutas cada momento.

Sé que pensarás que para mí es fácil escribirte, pero créeme que esa noticia me sacudió tanto como a ti. Cada noche al acostarme platico con él, con nuestro Dios y le digo lo que ya sabe, lo mucho que te amo y le suplico que me dé la oportunidad de caminar juntos y sentir el viento sin miedo.
Saldremos adelante… Recuerda que la luz más pequeña ilumina hasta el más oscuro espacio.

A veces sólo tienes una oportunidad, de esas que jamás se vuelven a presentar y entonces decides quedarte… Llevo cerca de 4 años y esta noticia sólo afirma lo que pensé cuando bajé por primera vez de ese autobús y no parabas de hablar por varias cuadras.

Llama cuando quieras que te calme, dime cómo quieres que te quiera…
Cuánta luz llevas puesta en tu silueta que me sigue enamorando, si algún día nos separamos físicamente, abre un recuerdo y sonríe…
Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas.
-Pablo Neruda.