Recordar es vivir; pero a veces también es morir

0

Vivencias y recuerdos.
Se dice que recordar es vivir, pero en ocasiones también es morir.

Está claro y se vale voltear hacia atrás… Sirve como vivencia de una experiencia, en ocasiones dulce y otras tantas veces amarga, por lo que puedo decir que los recuerdos que te deja una persona que se va de tu vida y que amaste sin medida, son agridulces.

Te inundan en un mar de amargura y olvido, tan profundo que te lleva a la amargura llamada soledad, que te provocan días lluviosos, como los de estas épocas: tranquilos y tan solos.

Recuerdos que te deja el olvido de la persona que más amaste, recuerdos y vivencias que te dejan experiencias; para al final del día, comenzar uno nuevo y crecer como persona con el paso del tiempo.

Olvido que te dejan los recuerdos, con la mejor y a la vez peor compañía: la soledad. Te pierdes en un amor que ya se fue, que te hundió, pero en el fondo sabes que no te puedes quedar sólo con tus recuerdos y vivencias…

Pues debes seguir adelante para tener más y mejores experiencias.