Vengo de ti… Y me siento completa

0

No fuiste mi mejor historia de amor, pero sí una de las más fuertes e intensas que he vivido y por lo tanto vasta en lecciones. Cada persona que llega a mi vida me ha marcado de formas tan variadas y complejas que algunas veces he llegado a pensar que mudo personalidades, igual que una cobra muda su piel después de cada fin. No sé si a todos nos pase, pero al cabo de varias relaciones y luego de que sucedieran en diversos tiempos, edades y madurez, por supuesto, sé que cada pareja tocó puntos específicos que dieron un vuelco a mi vida.

Fuiste tú quien sin embargo, me marco en profundidad. Luego de ti me descubrí más fuerte, a poco o nada le temo; fui editando mis pensamientos, ahora tengo una visión más clara de lo que quiero; fortalecí mi valía, ésta no depende de un valor designado por un tercero. Fue como separarme de mi cuerpo y verme desde otra perspectiva, una perspectiva que el espejo jamás me ha mostrado.

Ahora me siento hecha de acero, me veo poderosa, soy como un roble; así de imponente y majestuosa vengo, luego de ti. Por ti sé que estar sola y sin pareja, está bien; sé que ese es el tiempo para profundizar en mí. Estoy segura, que ahora, estoy cada vez más cerca de la persona correcta, ahí está, en algún lugar, no muy lejos de mí, queriéndome encontrar. Sé también, luego de ti, que podré identificarlo por sobre los charlatanes, esos que no aportan nada positivo, pero que están a cada paso dado.

1122-300x225

Vengo de ti y eso es maravilloso, debo agradecértelo, debo darte tu crédito; mejoraste mi vida en muchos aspectos, generaste en mí, nuevas expectativas. Por ti, hoy mis estándares en las relaciones son más altos, mis exigencias son varias y difícilmente las negocio, aún así, de ninguna manera, son más de las que yo misma estoy dispuesta a ofrecer.

Vengo de ti, y reconozco que me hiciste grande en todo sentido, me preparaste para dar y querer recibir lo mejor. Tú has sido mi mayor experiencia, a partir de ti visualizo un trato más maduro, uno que me dé fortaleza. Lo nuestro fue algo relevante y a partir de ti, el idioma que busco en el amor es muy distinto. Fuiste un intérprete perfecto entre el idioma que solía usar en mis relaciones, incluida la nuestra, y el idioma que ahora deseo manejar.

Siempre fui una persona valiosa, pero ahora después de ti, lo confirmo. Venir de ti me reafirma fiel y comprometida. Vengo de ti más libre, independiente, equilibrada, determinada. Debo también decir que venir de ti fue mágico, la transformación fue paulatina, fue imperceptible aunque sin duda, dolorosa.

Todo cambio trae consigo pérdidas. Yo decidí concentrarme en las ganancias. Venir de ti, significa que ya no estás, te perdí, pero me gané yo. Mis ganancias fueron mayores; al venir de ti, incrementé en cualidades, reformé manías, corte ataduras, generé pensamientos positivos, ahora me rijo por la congruencia; ahora soy mi mejor versión.

Vengo de ti, en circunstancias paralelas: vengo de ti con el corazón herido pero completo, con los sentimientos amoratados pero fuertes, con los brazos cansados pero no rendidos, con los deseos caídos pero no perdidos, con los labios usados pero no desgastados, con los te amo incomprendidos pero inagotables, con mil palabras malgastadas pero aún profundas, con silencios prolongados pero con propósito.

tumblr_lp1r81dgwP1qjul6lo1_500

Este escrito no es para enaltecerte, es para dejar registro de quién soy ahora, luego de muchas historias vencidas, amores caducos y ausencias superadas. ¡Sí!, vengo de ti, en último turno, vengo de ti indudablemente… ¡Grande!, vengo de ti, ¡Renovada!, vengo de ti, ¡Madura!… ¡GRACIAS!

Venir de ti es como venir de lo divino, porque mucho de lo que ahora soy, sin duda; nació contigo.