Una mujer fuerte…

0

Si pudieras entender todo lo que pasa por mi mente, te darías cuenta que las mujeres tenemos una mezcla de entereza con fragilidad y quizá correrías a llenarme de abrazos, te quedarías quieto observando que de mujeres fuertes las lágrimas se sienten más, nos perderíamos entre vistas perplejas que dejamos al caminar y  miradas desconocidas por la forma en que nos ven; te abalanzarías a los sentimientos dejando a un lado la razón, porque entenderás que el estar enamorado de una mujer fuerte te lleva a sentir lo que nunca habías sentido.

Una mujer fuerte te invitará a dar un paseo en silencio, donde las miradas entre sí sean las únicas que se pierdan al caminar, te contará de las veces que sufrió y si tienes suerte te dirá por qué ha llorado, te tomará de la mano en medio de la lluvia que cae finamente y te dirá que pueden correr como los niños o mejor aun, caminar como adultos encontrados en un momento que desconocen cuándo sucedió; sonreirán por las cosas de la vida, prometiendo no encontrar el porqué de las cosas, pues eso les llevaría a pensar en cosas que no quieren.

Aceptarás con dignidad los momentos importantes que uno mismo debe vivir, porque al final de cuentas hombres y mujeres tenemos  momentos propios que son de uno mismo; con lágrimas en los ojos, te dirá que no está sola, pues tiene al fin tu compañía.

mujeres

Conocerás que aun en tiempos donde uno llora puedes ser feliz, dándole un sabor a los momentos y un valor a las acciones.  Aprenderás a dar sin necesidad de recibir y si por un momento puedes, ofrécele tu  mirada como muestra significativa de lo mucho que puedes hacer, eso te llevará a ser un poco más sensible.

Deleitaras escuchar sus pláticas, perdiéndote en el timbre de su voz y así distinguirás lo cotidiano del vivir; ella paciente, te hará sentir más querido. Emprenderás viajes hasta el cielo en noches diferentes, haciendo hincapié en que el sexo no lo es todo.

Consciente de las cosas, apreciarás que una mujer fuerte no necesita un hombre para vivir por su entereza, pero sí un hombre por su fragilidad le ofrecerá la vida misma, prometiendo que el despertar en amaneceres diferentes serán momentos inolvidables…

Con todo esto aceptarás al fin, que amar a una mujer fuerte es lo único que te faltaba por vivir.