Una historia sobre él…

0

Ya cuando ELLA no daba más abasto y de sus humildes ojos no salían más lágrimas, ÉL respondió con una sola palabra que la volvió a devastar; aun sabiendo que esa iba a ser su respuesta, ELLA continuaba esperanzada y pidiendo al cielo que ÉL removiera sus «TE AMO», esos que una vez salieron de su boca y volvieron a surgir para cantarlos como un susurro a ELLA.

ELLA, por su parte nunca se explicó por qué después de tanto pedir perdón, suplicar y tratar de menguar su dolor, aun seguía escuchando su voz, mirando su rostro fotografiado e incluyéndolo como en algún momento se lo prometió en sus vagas oraciones. Sí, creía que eso lo haría cambiar de parecer, pero se estaba dando cuenta que eso a ÉL poco le importaba, sus palabras fueron duras, fuertes y fugaces, jugó con ELLA una y mil veces.

Esas miles de veces que ELLA intentó decirle que todavía lo amaba y que por encima de todo podrían surgir de nuevo, se encontró con un «no», que mecánicamnete lo repetía cual ente que no sabe de sus propias palabras, pues se repetía a sí mismo que no era lo que buscaba con tanto desespero, jugó, hizo, deshizo, destrozó, volvió a deshacer todo lo que ELLA puso en juego por ese sentimiento que ÉL jamás se dio a comprender.

Aún ELLA llora su partida, sabe que su actuación no fue la mejor, que en la escena de su vida una vez se vio, todavía mira la Luna y recuerda que ÉL, una vez la puso a su lado como presente; ingenua se repite siempre, discute con sus demonios, sabe que ellos tienen razón, sabe que ellos intentan hacerla caer de esa fría realidad para devolverla a un cuento del que nunca debió salir. Se acusa a sí misma de que hoy paga por no haber querido lo suficiente y por no hablar con la verdad a ese otro ÉL, que un día le dijo que la quería, pero que su amor nunca fue correspondido, pues ELLA continuaba buscando algo que la hiciese sentir un poco mas viva de lo que creía.

Falló su escena, falló y ahora paga las consecuencias de una mala relación, está sola, asustada y llora mil lágrimas que un hombro jamás recibirá, sueña despierta cada instante que le es permitido en su cabeza, que ÉL la persona a la que sutil, pero ingenuamente le entregó, todo vuelve algún día hincándose ante ELLA suplicando perdón. Pero es consciente de que eso no pasará, pues en esa pelea constante con su mente logra que ÉL le hable por medio de su poco vocabulario, sacando por lo menos palabras hostiles y vulgares que ELLA nunca creyó que podían salir de sus labios…