Un eterno tripulante

0

Tal vez mi barco estaba apunto de hundirse o estaba apunto de encontrar tierra después de estar navegando en un mar lleno de dudas, tormentas, tristezas y decepciones. Ahora ya no sé qué pasará con el barco, pues como él, decidí aventarme al mar, sólo que yo lo estoy haciendo mucho después que él.

Cuando decidió aventarse yo decidí quedarme, tenía la absurda idea de ser un eterno tripulante del barco, que a pesar de las tormentas y dificultades que se presentaran en un futuro, yo estaría ahí para dirigir el barco, estaría ahí por si el regresaba al barco.

Pero al cabo de unas semanas navegando sola, me di cuenta que no podía ser un eterno tripulante del barco y que había perdido toda esperanza de encontrar tierra, estaba navegando en penumbras, no veía tierra en el horizonte, así que yo también decidí aventarme del barco y ahogarme en mi sufrimiento.

Ahora sólo Dios sabe qué será de ese barco, tal vez hice bien en abandonarlo, tal vez ya no iba a aguantar mucho e iba terminar hundiéndose o algo peor; tal vez él regresaría y al menos los dos seríamos eternos tripulantes… LOS DOS, no yo sola; o tal vez encontraría la tierra prometida donde él estaría esperándome. Así puedo imaginarme mil cosas, pero ahora que estoy a la deriva en este inmenso océano a punto de ahogarme, ya no sabré cuál será el final de nuestro barco.

Los dos decidimos abandonarlo, decidimos aventarnos a una muerte segura que seguir en aquel barco, que era una esperanza para nosotros, pero todo se jodió, tanto que nuestra única esperanza se volvió nuestra peor pesadilla, así de jodidas estaban las cosas que preferimos aventarnos a la muerte, que quedarnos ahí luchando por sobrevivir. Ahora que me encuentro luchando por no ahogarme (sabiendo que es mi final), sólo pido por que él no haya pasado por esto, por que él si haya encontrado tierra y que esté bien.

1

Después de casi dos minutos bajo el agua, estoy a punto de quiebre y la falta de oxígeno en mi cerebro, causa la sensación de que la oscuridad me está rodeando por todos lados, ahora con mis pulmones llenos de agua mi corazón late erráticamente y entonces entro a la última fase, estando ya totalmente inconsciente, la fibrilación ventricular va declinando mis funciones vitales rápidamente.

Mi único consuelo es que el último destello que alcancé a ver antes de perder la consciencia fue su sonrisa, ojalá él esté a salvo y no haya pasado por esto…

Aquí termina todo, aquí dejo de ser un eterno tripulante.

Continuará…