Tu sonrisa me lo dijo todo

0

Qué hermoso y prometedor parecía aquel octubre. Las hojas caían de los arboles, el aire fresco comenzaba a ser más frecuente, así como mis pensamientos y sentimientos provocados por ti. Cada día iban en aumento  y no parecían querer detenerse por ningún motivo.

Muy a mi pesar mis pensamientos así como los sentimientos hacia ti tuvieron que cesar, debían hacerlo.

Tal vez siempre supe que lo nuestro iba directo al fracaso, pero jamás quise reconocerlo. Quizás siempre supe que nunca serías para mí, no en la forma en que yo te quería. Puede que durante todo nuestro tiempo juntos haya sido capaz de darme cuenta de eso, sin embargo, jamás quise afrontarlo.

Era demasiado cruel el aceptar nuestro fallido amor, si lo hubiera aceptado en su momento ahora no tendría nada que recordar de aquel amor fugaz, pero lo tengo y aunque duela en ocasiones, no me arrepiento de haber creído en ese sentimiento, en esas miradas, en ése octubre que prometía tantas cosas bellas para nosotros, juntos.

Pasado el tiempo de aquel fracaso, encontraste ese amor que te hacía sonreír como yo nunca pude hacerlo, no de aquella forma tan maravillosa. Fuiste incapaz de decirme que habías encontrado a alguien más, que lo nuestro quedó reducido a una simple amistad sólo por decir algo, en realidad tú y yo ya estábamos muy lejos como para siquiera ser “amigos”.

Ad not found

Al verte con ella más feliz de lo que nunca te vi, de lo que nunca hubieras sido conmigo, me hizo darme cuenta de la incapacidad que tú tanto como yo tenías de hacer nuestra relación algo magnífico. No estábamos destinados a estar juntos, no estábamos destinados a amarnos de verdad.

Tu sonrisa me lo dijo todo, eras increíblemente feliz con ella, parecía que habías logrado domar a tus demonios internos, esos que poco a poco te alejaron de mí, esos que se hubieran interpuesto en nuestra ya inexistente felicidad.

Eras feliz como nunca y entendí que yo también quería serlo, aunque no fuera contigo.

Sé que nunca hubiera podido ser feliz del todo contigo. Tú siempre lo supiste, pero ahora ambos lo sabemos.