Tú posees un alma inquebrantable

0

Los huracanes son fenómenos que arrancan la calma y destruyen vidas a su paso. En la vida de todo ser humano también se suceden estos terribles y devastadores desastres.

Nos tropezamos al caminar, fracasamos en las decisiones, titubeamos miles de ocasiones, sufrimos parálisis emocionales, perdemos a personas para siempre, ya sea por que mueren o porque simplemente su tiempo a nuestro lado caduca.

La vida es bella, si, pero sin duda es terriblemente irónica y nosotros, humanamente defectuosos y sumamente corruptibles.

Cuando el arco iris se dibuja en nuestros días nos maravillamos sólo por minutos, admiramos su belleza pero al siguiente parpadeo, continuamos la vida, como si ese detalle no hubiera existido. Fue hermoso, una experiencia única, pero momentánea.

Si viéramos del mismo modo aquellos episodios donde nos apabullan, donde nos lastiman o pisotean, aquellos momentos donde se nos hiere y lastima, donde se nos menosprecia o minimiza, nuestra visión de las cosas sería mejor.

Pero esos golpes duros que dan directo en el alma; esos episodios, por el contrario, son difíciles de superar y pueden envenenarnos el alma una eternidad. Sin embargo son estos golpes devastadores los que más nos muestran nuestras fortalezas, si lo permitimos; son los que sacan a relucir esa fuerza interior que nos impulsa a seguir adelante.

Tienes que ser lo suficientemente maduro para sacar ventaja de esas desventuras.

Las almas inquebrantables vienen de un sinfín de golpes y huracanes que han destrozado en inimaginables formas sus vidas. Quienes han sufrido lo insoportable, quienes aceptan su dolor, quienes en lugar de desmoronarse, tienen la imponente capacidad de sonreír ante la adversidad y lejos de hundirse en su infortunio sacan el máximo provecho de ello, esas personas tienen su alma inquebrantable.

Tú llevas en tu interior una alma así de poderosa. Tienes la capacidad absoluta de repeler los huracanes que lleguen a tu vida. Opta siempre por ir al frente y levantarte después del desastre. Mira de frente los problemas, alerta tus sentidos ante cualquier adversidad, nuestra capacidad de respuesta debe enfocarse en lo favorable.

large-9

“Al final de la tormenta, siempre viene la calma”, esta frase es bien conocida, no esperes sentado que la calma asome por la ventana, en el proceso aprende de lo que ocurre; pasará el tiempo y tú mismo verás como tus pasos van dándose con mayor seguridad.

Seguramente algunos infortunios se repetirán con más frecuencia e internamente te dirás a ti mismo, esto pasará, ya sé el camino. Respondiendo de ésta manera, pronto tu alma desarrollará una cualidad que te dará fuerza suficiente para sobrellevar la adversidad, entonces… tu alma será inquebrantable.

Nada te esquivará de padecer inconvenientes o decepciones, claro esta, estos vienen en el paquete que te fue otorgado al darte la vida; nadie puede padecer por ti tus propios dolores, solo tú.

Tu alma es lo que te hace humano y es ella, la que también te mantiene de pie cuando tus fuerzas se ponen a prueba. Tu alma es por sí misma inquebrantable, sin embargo, tu trabajo es recordarle a tu alma, esa capacidad y fortalecerla siempre.

Así como la vida te ha regalado bellos amaneceres, te regalará también muchas noches oscuras, así es, son un regalo, por más irónico que parezca; esa oscuridad, solo llega por una razón, para que reacciones y vires el camino en un sentido correcto, con el único propósito de convertirte en una mejor persona.

Eres poderoso, eres fuerte y tienes capacidades asombrosas para sobreponerte. En tu interior llevas latiendo un corazón potente, fuiste dotado de una mente inteligente, y lo mejor de todo, de una alma inquebrantable.

Por: Laura Calderón