Tú no me amas, amas a la persona que quieres que sea

0

Solemos idealizar el amor, solemos depender de él, solemos poseerlo para amarlo, solemos herirlo, solemos olvidarlo con otro, solemos programarlo, solemos corromperlo, solemos soñarlo, solemos engañarlo, forzarlo, destruirlo.

Te engañas a ti mismo, cuando dices que me amas. Sólo pretendes hacerlo, oigo mentiras cuando abres tu boca. Me tomó un tiempo admitir que no soy la persona que amas, dejé de ser quien era para complacerte, para poder ser parte de tu vida. Qué tonta fui, ¿de qué me sirve a mí ser quien no soy para que tú puedas finalmente aceptarme para ser parte de tu vida?

Me cansé, me alejé de mis amigos, de mi familia, me alejé de mí, de lo que soy, sólo por querer complacerte; fuiste todo para mí y puedo decirte que yo realmente amé cada uno de tus defectos, de tus manías, amé la persona que eras y la que eres hoy, siempre confié en ti, siempre te apoyé cuando necesitabas una palabra de aliento, siempre te di alas para que cumplieras tus sueños, te amé tanto que nunca quise atarte a estar junto a mí.

Pero tú por el contrario, solías cortarme las alas cada vez que quería crecer, desconfiabas de mí sin ninguna razón, tus celos posesivos se apoderaron de ti y me alejaban cada vez más  de las personas que amo. Dicen que cuando hay celos, hay amor, ¡puras falacias! Detrás de los celos, no hay confianza, existe el miedo a la soledad, existe la inseguridad en sí mismos y por lo tanto en los demás, existe el egoísmo. Nosotros como seres humanos usamos las excusas para opacar nuestros miedos, nuestras debilidades, para fortalecer nuestras mentiras.

No era feliz, pensaba cada movimiento, cada palabra, cada gesto, para seguir siendo esa chica que siempre soñaste, viviste un sueño del que yo quería escapar, te amé tanto que dejé a un lado esa vocecita que dentro de mí, me decía: él no te ama por quien realmente eres, el ama la persona que construyó y que tú permitiste que construyera, huye.

alta

Fuiste egoísta, mentiroso, posesivo, miedoso. Pero aunque tardé un poco en darme cuenta, hoy decido amarme, como tú no lo hacías, hoy decido tomar la soltería como el arma contra la mentira, y no es que no crea que alguien pueda amarme, no… Simplemente puedo decir que antes que esperar a que otro me ame, me amaré. Me complaceré en ser la persona que siempre he sido, pero mejor, amaré cada parte de mi cuerpo, de mi mente, de mi alma, y cuando esté intentando ser alguien que no soy, me iré. Cuando alguien me prohíba con sus gestos y acciones estar con las personas que amo, me iré y cuando sepa que no soy feliz…

Tomaré vuelo para empezar de nuevo.