Tú, el que dice mucho y siente poco…

0

Sí, así fuiste y serás siempre según lo veo… Con una capacidad innata para decir mil palabrerías sin sentimiento alguno.

Fuiste el primero que conocí, con el cual pensé no buscaría nada más y sobretodo a nadie más, eras el que siempre hablaba mucho, tenías miles de palabrerías para ofrecer, tantas y también tan vacías, te fue tan fácil y rápido decir te quiero, te adoro, te extraño, eres lo mejor que me ha pasado en la vida, desde que llegaste mi vida cambio, te prometo que nunca más estarás sola y además consagrar al poco tiempo un te amo, un te amo tan repetitivo que hasta me lo creí… Y bla bla bla…

Para ti siempre fue tan fácil pronunciar estas palabras al corto tiempo de conocernos, por un momento dudé de ellas, me cuestioné muchas veces si de verdad comprendías el real significado que especialmente para mí tenían esas enunciaciones, aunque luego me convencí que lo que importaba era la calidad y no la cantidad, creyéndome de manera bastante ilusa de mi parte todo tu cuento…

 Al pasar los meses me quedó claro que tus palabras eran simples mensajes sin contenido, eran las que debías utilizar para reprimir cualquier reproche respecto de tus actos, en diversas oportunidades en las que tu trabajo o tus amigos o cualquier otra circunstancia impidieran vernos y quedaba con la ilusión de verte aunque fuera por un lapso pequeño de tiempo, pero tú… Tú estabas siempre tan ocupado. Supieras a todos los que les negué mi compañía sólo porque esperaba poder encontrarme contigo antes de que el día terminara, pero ¿Para qué?… Estaba tan esperanzada en que a última hora me avisaras hoy será el día, hoy nos encontraremos por fin… Pero ese día y ese momento nunca llegaban.

consejos-para-ser-feliz2

Un buen día entendí que tus palabras no tenían sentido, no contenían los sentimientos que te era tan fácil repetir…Es decir, eras un simple mortal con una característica particular, eras el que decía mucho y sentía poco.

De verdad yo hubiera hecho muchas cosas por ti, incluso abandonar lo que más amaba con tal de poder ser parte de ti… Pero justo en ese instante me di cuenta que no tenía sentido alguno seguir luchando por alguien para quien no eres parte de sus planes en el diario vivir y menos en su vida a futuro, es que cuando alguien te ama no debes suplicar tiempo y menos migajas de amor…

Sus palabrerías se habían convertido en meros recuerdos de los cuales claramente él se olvido pronto y comenzó a utilizarlos pero ahora con otras personas, igual de vacías y esporádicas como él. Porque ese era realmente el problema, para ti… Querer es repetir mil veces aquello, pero estimado ahora extraño querer y sobretodo amar es dar tiempo, entregar pequeños actos de amor, luchar por alguien y sobretodo cuidar y no dañar a quien se ha quedado cuando ni tú mismo estabas.

Hoy que lo pienso agradezco y agradeceré infinitamente a la vida que me alejara de ti… Hoy lo digo con toda la felicidad del mundo:

En mi vida no hay espacio para los que dicen mucho y sienten poco… Cuídate y que seas muy feliz.