Tengo que ser fuerte…

1

La tristeza no es más que un sentimiento muy profundo que muchas veces el ser humano se ve sumergido en él.

Hoy más que nunca tengo que ser fuerte, tengo que enfrentar mis problemas con la frente en alto, tengo que salir con esa sonrisa que se convirtió en mi mejor accesorio, tengo que salir adelante.

Desde que tengo memoria, nunca me había sucedido esto de llorar y llorar como un niño, siempre juré y perjuré que nada ni nadie podrían causar tanta tristeza en mí. Me creía tan fuerte como cualquier chica de mi edad. Hasta que llegó el huracán de tu amor y me dejó aquí, hecha trizas, un verdadero desorden. Te juro que nunca imaginé que aparecieras en mi vida cambiando hasta el color del cielo, para tu fortuna y para mi desgracia tú eras lo más importante en mi mundo.

Pero, ¡para qué llorar!, ¿para qué tanto dolor? Si no eres el único hombre que puede hacerme feliz a mi edad. No lo comprendí hasta el día de hoy, hasta hoy que me he quedado sin lágrimas, hasta hoy que ya estoy tan cansada de llorarle a una persona que quizá esté más que feliz que nunca, mientras yo aquí sufriendo.

Es muy cierto que perder un amor duele mucho, pero para todo hay un límite, nunca hay que sufrir tanto por una persona, ya que no nos pertenecen ni les pertenecemos, mucho menos cuando se trata de una relación que sólo te hace sufrir.

Después de tanta tristeza he salido adelante, con una gran sonrisa, agradeciendo que tengo salud y a personas tan hermosas que siempre estuvieron al pendiente de mí…

  Es por ellas que hoy me siento tan fuerte e irrompible.