Tenemos una cita amor, no tardes en llegar…

0

Eran las palabras que susurraba a mi almohada cada noche, pensando en tu sonrisa tu mirada, deseando con todo mi corazón encontrarte o que me encontraras, pero que estuviéramos juntos lo más pronto posible.

Tenemos una cita no tardes en llegar amor…

Y  sin planearlo llegaste y tocaste las puertas de mi corazón, a pesar del desorden que en el había supiste entrar de manera sutil y comenzar a prepáralo para nuestra cita, la cita que todos esperan, aquella con la que soñamos a cada momento.

La cita que planeé durante mucho tiempo, idealizando como sería el primer encuentro, el cruce de nuestras miradas, como palpitaría mi corazón, la manera en como llegarías y de todo aquello que creí que sucedería como lo escribí en mis pensamientos; en realidad no paso igual, rompiste el molde y  fue muy distinto, fue espontáneo, porque no necesitaste forzar mi corazón a enamorarse de ti, no era tu intención conquistarlo, de hecho no era tu intención quedarte y aun sigues aquí.

Y sentí más que palpitaciones en el corazón, fue como si algo de ti se hubiera unido a mí de manera mágica, fue más de lo que esperaba porque era justo lo que necesita ver y sentir, tu TODO en ese momento que hicimos NUESTRO.

La cita deseada se convirtió en horas de pláticas de todo y de nada, sentados en una banqueta mirando cada movimiento entre miradas traviesas y discretas, la cita esperada fue la noche inesperada en el momento perfecto con la persona indicada TÚ; mi cita a tu lado fue la hora correcta en el tiempo oportuno de mi vida.

9-trucos-para-una-primera-cita-perfecta

No hubo necesidad de tantas preguntas en realidad no había preguntas, sólo eras tú, regalándome algo de ti, esa fue nuestra cita perfecta.

Y después de esas horas a tu lado nada volvió hacer igual, comencé a necesitar verte, escucharte y sentirte cerca de mí, después comprendí que mi cita perfecta es donde todos tus sentidos están puestos en esa persona y no hay nada que pueda interrumpir ese momento.

Tenemos una cita amor, no tardes en llegar…

Fuiste puntual, llegaste a tiempo, supiste entrar y has sabido permanecer.

No importa cuántas citas más tuvimos después o tendremos a futuro, porque cada una tiene algo  de nosotros, son distintas, son únicas e irrepetibles y sin planear el encuentro siempre te encuentro amándonos como nunca y como siempre.

Las citas perfectas tienen nombre y apellido, registrados en mi memoria y tatuados en mi corazón, las citas perfectas sin duda amor, son las que no planeo a tu lado cada día de mi vida.