Te maldigo amor…

0

¡Te maldigo y te maldigo!  Y que me perdone Dios por lo que digo.

Te recuerdo a menudo y maldigo haberte conocido…

Maldigo aquella hora en que nuestros caminos se cruzaron, porque en ese instante comenzó a aflorar en mí la sensibilidad que no había y fui convirtiéndome en un ser débil.

Maldigo el día en que decidí creer todo lo que salía de tu boca. Hoy puedo asegurar que no hay palabras insignificantes; que todas hacen daño.

Maldigo el momento en que se me ocurrió confiar y cederte cada recoveco de mi ser. Por ti fui mar adentro sin sospechar el naufragio inminente.

Te maldigo por mis horas malgastadas esperando en tu portal sin verte llegar; por mis llantos en silencio que nunca sabrás valorar. Te maldigo a ti y maldigo lo que alguna vez nos unió en este infierno, en el que ardemos condenados a la maldición de sufrir por entregarnos o sufrir por guardarnos.

Te maldigo dondequiera que estés, porque por ti soy un hombre quebradizo, con más miedos y menos ilusión, con el alma podrida y el corazón blindado.

tumblr_lgqjcxiykT1qe2qtjo1_500

Maldigo el puente que labramos con nuestros sueños en común y que de repente se desmoronó. Hoy comprendo que el futuro no es un rehén, aunque la fe sea absurda.

Me maldigo por ser tan vulnerable; por aferrarme a las marcas que en mí dejaste; por no poder encerrarte para siempre entre las páginas de este capítulo terminado. Me maldigo por ponerle parches a la herida y ver que sigo padeciendo por ella.

Te maldigo por pensar en ti cuando se acercan personas especiales a brindarme felicidad; cuando esa gente me mira con ojos que piden entrar en mi alma y me hace recordar que alguna vez te abrí mi pecho sin tener la malicia de que vendrías a robar.

Te maldigo porque ahora cargo el temor de enamorarme otra vez y entregarme como lo hice; porque no puedo evitar verte en otros rostros.

Maldigo tu cuerpo porque no quisiera jamás tratar de recuperarte en otra piel. Maldigo cada una de las cosas que componen tu existencia, porque casi nunca tendemos a separar, sino a condensar.

Te maldigo y te maldigo…  Y que me perdone Dios por lo que digo.