Te libero amor…

0

Te libero de mi forma de amar

Hoy cumplimos un año de haber elegido caminos diferentes. Hoy decido levantarme, recuperarme, seguir adelante, decido pensar en mí, en mi presente y en mi futuro. Hoy dejo que todo fluya como antes, dejo de aferrarme a personas, situaciones, o recuerdos. Hoy ya no quiero llorarte, ya no quiero anhelarte, incluso no quiero pensarte estoy cansada de rogarle al cielo que regreses.

Te dejo ir, te dejo libre, libre de mis llantos, de tu karma, de mis caídas, de mis sueños que no te dejan dormir, de mis noches en las que ya no puedo más, de mis te extraño, de mis te amo, de mis rezos para que vuelvas, de mis dramas, de lo sensible que soy.

Te libero de mis labios esos que se muerden solos cuando te piensan, de mi mal humor, de la distancia que nos separa, de mis locuras, de mis miedos, de mi amor, de mi frustraciones y mis ansias, de mis risas de desesperación, de mis lunares, te libero de mis sonrisas falsas; esas que le doy a la gente para no dar explicaciones, te libero de nuestras aventuras. Hoy mi amor, eres libre y yo también.

Hoy levanto la mirada al cielo y agradezco. Hoy regresa mi alegría, esa de la que te enamoraste un día. Regresa el brillo en mi mirar y al andar nada me detiene.

Hoy no estoy sola Jesús me acompaña, el sol me abraza, las estrellas me guían, María me cuida y la luna me ilumina.

Guardo con firmeza y cariño los te amo, las caricias, los recuerdos, las esencias más intensas, las risas, los abrazos; esos a donde yo pertenecía, guardo el alma y el amor que te tengo para cuando te vuelva a ver. Espero me perdones por haberle puesto pausa a este amor, porque yo no me perdono haberme partido el corazón.

Verónica Posadas Marroquín.