Te agradezco el haber roto mis ilusiones…

0

Por: Mayeli Tellez

 

Bien dicen por ahí que nunca se termina de conocer a una persona, y vaya que tienen razón. Ni yo misma después de tantos años he logrado conocerme por completo ¿cómo pude llegar a creer que te conocía lo suficiente a ti? Me dejé atrapar en tu red de mentiras. Llegué a creer tontamente que tu amor era sincero, y quizá por un tiempo lo fue, hasta que dejé de ser tu prioridad.

No escribo esto para reprochar nada, aunque a cierto punto pueda parecer que sí; es sólo que se me hace necesario el que sepas lo que pienso, se me hace necesario para mí, para liberar las palabras que desordenadas invaden mi mente… aunque a ti, sé que no te interesa demasiado, dejó de interesarte todo acerca de nosotros hace ya un tiempo.

Solía pensar que las personas que ‘cambian’ no tuvieron nunca  identidad propia, o que vivían siempre con una máscara que les impedía ser ellos mismos, y aunque eso pudiese ser verdad para algunas personas… realmente  un cambio es siempre necesario.

Yo quisiera no haber sufrido tanto cuando veía cómo dejaba de importarte lo nuestro, quisiera no haberme sentido así de frágil y débil. Quisiera no haber dudado por un segundo si era lo suficientemente atractiva, si era lo suficientemente inteligente o graciosa. Quisiera no haber dudado de mí, sólo porque tú no sabías lo que tenías enfrente.

9

Ahora que cambié, me doy cuenta de lo enormemente estúpida que fui por menospreciarme, por pensar en algún segundo que tal vez no valía demasiado la pena. Ahora que cambié, puedo mirar atrás y darme cuenta de que no toda la culpa fue mía, que no había nada malo en mí; el hecho de que tú no supieras qué querías, no tenía nada que ver con mi valor como persona.

Y aún me dueles, es cierto. Aún quisiera que tocaras mi puerta diciendo que no me quieres perder. Aún siento latentes aquellos momentos a tu lado y derramo algunas lágrimas en honor a las promesas que se lanzaron al olvido. Sí, te extraño, pero me siento mucho mejor que cuando me extrañaba a mí misma por estar perdida en la idea de qué era lo que había hecho mal, de por qué ya no me amabas como antes.

Te agradezco el que me hayas roto el corazón, porque de otra manera no hubiese conocido mejor las piezas de éste y poder reconstruirlo sola; porque entonces tampoco hubiese podido darme cuenta de lo mucho que valgo y que perderme a mí misma por amarte de más a ti, hubiera sido muchísimo peor que sólo verte partir.

7

Todo lo que tiene un comienzo,  está destinado a terminar, incluso aquellos amores que juraron un ‘’por siempre’’… duele que nosotros no fuésemos la excepción a ello.

Quizá algún día mires atrás y lamentes no haber querido luchar por nosotros, y ¿sabes por qué habrías de lamentarlo? Simplemente porque al voltear, ya no me verás ahí donde me dejaste. Te aseguro que habrás de verme feliz y cumpliendo mis sueños, tal vez amando ya a alguien o quizá amando la soledad por un tiempo. Ya no seré la misma, pues desde este momento dejo atrás a aquella que era feliz sólo por verte feliz a ti.

Te deseo lo mejor del mundo, es lo menos que puedo decirte después de haberme hecho tan feliz en algún momento. Y aunque he salido adelante por mi propia cuenta, gracias por de alguna forma ser quien me impulsó a valorarme más con tu partida.

Te agradezco el haber roto mis ilusiones.

 

Escrito por: Mayeli Tellez