Sólo me amas cuando sabes que me has perdido…

0

Y entonces nuestra hermosa historia, se transformó en un ciclo maldito de heridas y esperanzas perdidas. El adiós que era prohibido mencionar en un principio, se volvió tan cotidiano que dejó de tener significado. Nos desgastamos, nuestra esencia se esfumó de entre las manos.

Me volví ese tipo de persona que decía poder dejar de amarte en cuanto quisiera, pero jamás lo hacía; quizá porque tontamente creía que eso te haría darte cuenta de que de verdad me amas y no querías perderme. Dije tantas veces que jamás volvería que incluso perdí la cuenta, y también perdí la cuenta de las tantas veces que fallé a mi palabra y volví.

Lo peor de todo es que no te costaba demasiado hacerme volver. Bastaban unas cuantas promesas y un ‘todo saldrá bien’, bastaba un beso y una sonrisa para de nuevo caer.

Incluso llegué a sentirme afortunada de tener conmigo a quien me  amara tanto como para no dejarme marchar, qué lástima que no entendí hasta ahora que te da por demostrarme amor solo cuando temes que yo ya no quiera regresar.

1

¿Por qué dejas los detalles hasta que piensas que se acerca el final? ¿por qué sólo entonces dices todas aquellas cosas que a diario moría por escuchar? Y se no hizo costumbre dañarnos y mandarnos al diablo, sabiendo que quizá más tarde querríamos volverlo a intentar.

Me dueles, me duele nuestra historia y la huella que dejaste en mí. Me duele bastante que hayamos llegado a este punto sin retorno en donde cada oportunidad nueva termina sepultándonos más.

Duele mirarnos en fotos viejas fotos en donde no había otra preocupación que el saber qué película veríamos en el cine o qué te obsequiaría en San Valentín. Duele saber que nos amamos tanto, que ese mismo amor nos llevó a lastimarnos después de mucho intentarlo cuando estaba muy claro un ‘fin’.

2

Y tal vez digo ‘nos amamos’ porque aún tengo un mínimo de esperanza de que haya algo que rescatar… la única diferencia es que por ahora, no tengo intención de regresar.

Me cansé de este círculo vicioso, en el cual siempre las tengo de perder. Me cansé de tus tontas excusas cuando cometías algún error y no querías simplemente aceptarlo, y terminabas haciéndolo más grande con tus mentiras.

Y no digo que la culpa sea solo tuya, sé que yo permití que todo esto pasara, sé que de haber puesto un alto mucho tiempo atrás quizá todo sería diferente.

Y ahora estas ahí, pidiendo disculpas una vez más, arrepentido, prometiendo que todo marchará mejor. Estás ahí, diciendo que me amas y que esta vez será diferente, haciendo que me dé cuenta que solo cuando sientes que me pierdes es que recuerdas que me amas…

Lamento decirte que todas las veces que dije que me marcharía, por fin se vieron vueltas realidad hoy. Lamento que esperaras mi regreso pronto, como siempre, y lamento que esta vez no sea así.

Lamento tener que despedirme. Lamento tener que romper el ciclo y alejarme al fin.

 

Escrito por: Mayeli Tellez