Sólo fuiste un buen amante…

1

No te ilusiones, no hagas alarde frente a tus amigos de que yo estoy enamorada de ti, sólo fuiste un buen amante, nada más.

No creas que fuiste todo para mí. Es verdad que en poco tiempo nos conectamos de manera intensa y natural, pero sólo fue eso.

No pienses que no te podré olvidar, porque con un poco de distancia y cuando la pasión sea parte de un recuerdo lejano, aceptaré aquello a lo que hoy me cierro, a la verdad que no quiero escuchar.

Con el tiempo aceptaré tu filosofía barata, ésa en que los sentimientos no cuentan, esa en la que todo es sobre sexo, esa en que la otra persona no importa, que tú practicas a la perfección.

Con el tiempo me perdonaré ya que como mujer me falté el respeto y dejé que tú lo hicieras. Pero contigo aprendí la lección. Como dice el dicho: «Tú no eres para tanto, ni yo para tan poco».

Sí, fuiste un buen amante, de esos de cuentos, pero sólo en la cama, sólo eso.

Cuando me busques, pues sé que así será, no te encontrarás con la misma persona, quiero más. Un buen amante en todo el sentido de la palabra es mucho más que formas y posiciones. Por eso y porque en algún minuto te quise, mi consejo es que quieras más; vive sin miedos; arriésgate más; ama con intensidad; escucha a tu corazón; cultívate más…

Porque el ser un buen amante no sólo se trata de sexo, sino de atreverse a hacer el amor.


 

1 COMENTARIO