Siempre habrá alguien que nos duele…

0

Entre tanto bienestar, te acuerdas  que has despegado los pies de la tierra,  y ahora es otra cosa lo que te mantiene, lo que te mueve, lo que te impulsa. Sabes que vale la pena cuidar de esa persona , pues te regala momentos mágicos casi limerenciales. Si el enamoramiento dura dos o tres meses los disfrutas, sabes que nada es eterno, sabes que puede pasar rápido o bien quedarse de planta.

Pero qué pasa cuando sabes que amas de verdad y digo lo sabes por qué automáticamente miras  a los ojos a ese ser y sabes que te jodiste, que era ahí a donde pertenecías, que eran esos ojos donde tú te querías ver, que eso que buscaste  lo encontraste en el lugar menos esperado. Tú piensas que es el destino quien lo puso ahí y comienzas a idealizar todo lo que juntos pueden hacer, te sentías perdido y alguien te encontró o más bien lo encontraste. Y sucede un serie de acontecimientos que marcan tu vida.

Y como todo pasa, la historia comienza. En la vida existen dos tipos de personas : las que aman por gusto y las que  se dejan amar, me considero de las que aman por gusto. Soy ese tipo de personas románticas  que creen en el amor, tal vez no eterno pero si real, ese que te deja sin aliento, ese que te hace levantarte por la mañana mirarte al espejo y decir «tú me haces tanto bien», ese que te eriza la piel cada vez que escuchas su nombre.

¿Pero hasta cuándo es bello? Hasta que te das cuenta que esa persona te hace mal y que quiero decir con hacerte mal… sencillo, no te da lo que tu esperabas; tu querías noches de pasión interminables, paseos nocturnos, platicas insaciables, textos llenos de amor, tardes de sofá, domingos memorables, visitas inesperadas, peleas catastróficas terminadas en las sábanas de tu cama.

2

Pero nada de eso pasa, pues solo está cuando quiere, cuando su vanidad necesita ser alimentada, cuando necesita escuchar de tus labios un te extraño para sentirse bien, cuando quiere saciar su deseo carnal y sabe que estás disponible siempre para él. ¡Pero que falta de respeto!, llegan irrumpen en tu vida, hacen torbellinos con tus sentimientos para después decir «lo siento «. ¿Lo sienten en verdad o son sólo mentiras para hacerte sentir menos dolor?

Nunca es suficiente para uno, pues siempre queremos más de esa persona. Están acostumbrados tanto al amor que no lo ven, que uno nunca ha estado así, nunca observan que lo que uno les ofrece es algo incondicional. Se enredan por la noches en historias que nunca tienen final y es ahí cuando decides que algún día se perderán dentro de los recuerdos por habernos hecho llorar.

Y si sé que tú, lector, al leer estas líneas se te viene un nombre a la mente y sin querer recuerdas lo mal que te hacía, que siempre existirá quien te duela por mucho que haya pasado el tiempo, las cicatrices siempre nos recuerdan el daño que causaron, las lágrimas que brotaron de nuestros ojos en algún tiempo. Pero quédate tranquilo pues esa persona que alguna vez te dañó tanto, jamás encontrará quien lo ame por gusto.

Tal vez ahora tienes una vida con alguien que te ama por gusto, por el simple hecho de hacerte feliz; pero les aseguro  que no pasará una noche sin necesitar otro beso suyo o tan siquiera discutir una vez más. Se liberarán de él o ella, dejarán de sufrir, conseguirán encontrar la paz, pero siempre en algún momento llegan a perturbarlos… pues a veces se desprende mas energía discutiendo con alguien que amas , que haciendo el amor con alguien que aprecias.

Porque siempre existirá alguien que te duele.