Sé que es tarde para decirlo, pero, te amo

0

En un principio todo era muy hermoso, recuerdo cada vez que me decías que me amabas y que mis labios eran tu deseo más grande; y ni hablar de cada vez que formábamos un mismo ser, no podías controlarte. Pero ahora ya no queda nada, sólo los recuerdos de un ayer donde todo parecía ser una hermosa historia de amor, de esas que uno llega a leer o ver en la televisión, de esas historias que son para siempre.

Sin embargo, en vida real nada de eso sucede, nada es para siempre, ni un te amo. Lo único que verdaderamente prevalece son los recuerdos, esos instantes que se que quedaron en la memoria para atormentarme cada vez que te piense, cada vez que vea un tulipán, cada vez que escuche esa canción de Freddie Mercury, cada vez que perciba ese aroma, cada vez que pase por ese lugar donde nos deteníamos a besarnos, cada vez más te extraño, cada vez tu ausencia me es difícil asimilarla; cada instante de mi vida que te di no fue en vano en su momento, pues te di más de lo pude darte y nada de eso te fue suficiente, pues te fuiste de mi lado sin saber el porqué, sin un motivo, sin un adiós. Tu presencia se fue, tu recuerdo que es el que más me duele a cada instante.

Lonely-girl-sun-rise-natural-hd-wallpaper

Muchas veces te veo caminando por la calle, ya sea solo o acompañado, admito que te ignoro y continuo mi camino como si nada hubiese ocurrido entre nosotros dos, como si nunca te hubiese conocido, pero por dentro mi corazón late cada vez más rápido, cada vez más fuerte. Cada vez que te veo me doy cuenta cuanto me dueles y soy una masoquista al mirarte sonreír y saber que no me necesitas como yo a ti, que tú sin mí puedes ser feliz, mientras que yo me muero al verte a lado de ella, como si yo no existiera y ver que haces con ella lo que conmigo hacías; eso es lo que más duele al recordarte, al verte, al escuchar tu voz aunque sea de lejos.

Cada vez que eso pasa, me quemo por dentro. Pero debo aprender a dejarte ir, a dejar de pensarte a cada instante, a dejar de sonarte, de verte en donde ni siquiera estás; debo de olvidarme de tus labios, tus caricias, tus detalles, debo de aprender a soltar tu ausencia, para empezar de cero conmigo misma y aclarar mis ideas.

Posiblemente nunca leas esto y sé que nunca te dije te amo; sé que es tarde para decirlo, pero, te amo.