Qué lástima que tú no me quieras…

0

¿Sabes? Eres una de aquellas personas de las cuales tengo certeza de jamás olvidar. Tu nombre me encanta y tu mirada me fascina. Me gustan tus mejillas cuando ríes, cuando te molestas, cuando los nervios te atacan… a decir verdad, tu hermoso rostro me hace perder la cordura siempre.

Yo podría recordarte todos los días lo especial que eres y juro que jamás me cansaría. Podría despertarte con besos dulces para que comiences bien por la mañana. Podría prepararte un rico café que te despierte los sueños y haga dormir a los problemas. Te besaría la frente antes de marcharnos al trabajo y también tus labios para que lleves mi  beso hasta anochecer, cuando pueda darte más.

Escribiría todos los días algunas palabras que fuesen inspiradas en ti, aunque el hacer  poesía no sea precisamente mi mayor cualidad. Te contaría cada lunar para antes de dormir, y te abrazaría fuertemente para asegurar que no tendrás pesadillas.

Mi hombro estaría siempre que quisieras llorar en él, mis brazos alrededor tuyo cada que sintieses que no puedes más. Mis labios dirían lo que te haga falta saber y no siempre lo que quisieras escuchar, creéme que podrían incluso defenderte hasta de lo más absurdo con tal de jamás verte sollozar.

10

Escucharía con emoción cada plan que tienes en la vida, y sin duda festejaría tus logros como si también fuesen míos. Te contaría mis miedos y las cosas más vergonzosas que me han ocurrido, aunque se volvieran un motivo de burla. Me esforzaría cada día por darte algún detalle, que si bien no sería el más costoso u original, te haría saber que pensé en ti a lo largo de mi día.

Procuraría tu felicidad y te enamoraría cada día. Te daría tu propio espacio y tendría también el mío… para que cuando volviésemos a vernos, demostráramos cuánto nos extrañamos.

No permitiría que durmiésemos enfadados, y estaría siempre con la disposición de arreglar cada problema que pudiera presentarse. Te taparía por las noches cuando hiciera frío, acariciaría tu rostro hasta hacerte sonreír.

11

Podría, sin mentirte, jamás permitir que nuestra chispa se extinguiera… y me esforzaría enormemente en probar que se puede estar enamorado mucho más tiempo de lo que las personas comunes piensan. Me encantaría ver tus lindos ojitos cerrarse para antes de dormir, y volver a mirarlos abrirse cada mañana al despertar.

Haría que me amaras tanto, que también tuvieses miedo de perderme, que también procuraras hacerme muy feliz, que tendrías miedo a una vida sin mí.

Yo podría ser aquella persona que deseas encontrar y no notas que tienes a un lado.

Qué lástima que yo te ame tanto… qué lástima que tú no me quieras.

 

Escrito por: Mayeli Tellez