¿Qué esperas de esta relación?

0

Me pediste tiempo y creí perderte por completo, pero no fue así, sólo le quitaste la etiqueta de novios a esta relación que hoy no sé qué es o más bien, a dónde va. Pensé en dejar de verte y hablarte, pero tú me confundiste, volviste como si nada hubiese pasado; pero te diré que la decisión me dolió mucho, que hay días en que no duermo y sólo lloro, pero no creo que te importe.

Porque yo de idiota volví a tus brazos con tus reglas y perdí mi dignidad. Pero hoy decidí decirte todo lo que pienso y siento… Sólo te pido: háblame de frente, dime la verdad ¿a qué pretendes jugar?, porque yo no estoy dispuesta a jugar junto contigo.

Estás o  no estás a medias tintas, yo no. Siento alejarte, entre tú y yo las cosas han cambiado y nosotros también. ¡Me enamoré de ti, como no tienes idea! Pero creo que te entregué tanto, que no supiste qué hacer…

Me siento confundida, te seré sincera, ahora no sé lo que siento por ti y no es que exista alguien más. Sólo que he perdido las ganas de anhelarte, ya no me haces suspirar, ya me da igual verte, besarte, abrazarte... Te confieso que hay días en los que te necesito, pero ya no me ilusiono.

Ya no hay tema de conversación, ya no veo un futuro contigo, ya no siento lo que al principio; después de que me pediste tiempo, algo en mí se quebró en mil pedazos y lo quise sostener con la esperanza de tu amor, pero ahora ya no estoy segura de nada.

Pensé que eras distinto, por el simple hecho de haber luchado por amarte, creí que contigo todo sería felicidad. He aprendido mucho de esta relación, pero ahora me siento ahogada y no siento nada y necesito sentir algo, por lo menos dolor.

1

Acepto que tú nunca prometiste nada y nunca dijiste un para siempre. Necesité que me dijeras cuánto me querías o amabas a pesar de que a las palabras se las lleva el viento, necesité de ti más expresión de lo que sentías. Tus acciones me decían mucho, pero poco a poco se iban esfumando.

Una a una las cosas que me habían enamorado de ti, se desvanecían con el pasar del tiempo y me quise engañar, pero duele. Ya no hablamos como antes, ya no había citas, ya no había el cortejo, no sé si haya amor. Intenté mantener lo que teníamos, pero creo que en vez de sostener, hice todo por derrumbarlo. Te ahogué con mis buenos días, te hostigué con mis buenas nochesY claro, te sofoqué con lo que creía que serviría para salvar lo que se estaba perdiendo. No sé qué esperas de mi, si ya todo te di y me he quedado sin nada para darte.

¡Es mejor marcharme, antes de que duela más!

No espero que cambies, sólo date cuenta que me estás  perdiendo. Dime si quieres estar, o bien, te dejo en libertad… Yo no quiero que te sientas sofocado.

Dime y háblame con el corazón, porque no quiero sufrir por ti.