¿Qué es el amor?

0

Me pregunté de pronto en una noche quieta de ésas en que la luna cambia de color y donde los sorbos del café me hacen meditar acerca del tema, sorbos firmes que dejan un café a medias y que me hacen escribir letras que salen del sentimiento.

Donde tranquila encontré que el amor es vida, porque quien tiene el privilegio de sentirlo, vive a su manera,  ya que en cada amanecer en la oración matutina agradeces el poder seguir aquí y bendices hasta ese lugar a quien quieres y por su puesto a quien amas; ¿por qué será? Que en cada minuto de las horas imaginas las cosas que te faltaron por decir, las cuales memorizas hasta el momento exacto y que llegado el momento, todo se pierde de pronto y sólo alcanzas a decir «te amo» más de lo que  puedes  imaginar.

Amar es anteponer tus emociones y hasta los sentimientos por el bienestar de la persona amada, con el objetivo de saberlo siempre feliz,  es conocer el timbre de su voz cuando te dice buenas noches, el enojo sin razón, hasta en la manera de escribir, es descifrar palabras escondidas y dar un matiz especial a los sentimientos encontrados; es sin más saberte fuerte y segura para las cosas que no quieres escuchar.

Es poner el alma misma sobre tus manos y ofrecerla como muestra de lo que sientes, sin importar el uso que se pueda dar, provocando lágrimas escondidas y sonrisas medio tristes, hasta poder hablar con cordura de las emociones, de tus gustos y hasta de tus defectos. Es la muestra característica de los hombres y mujeres que dan sin importar el sufrir.

Es querer detener el tiempo para que los momentos permanezcan, los sentimientos se hagan fuertes y los «adiós» nunca existan, disipar problemas sabiendo que todos los problemas tienen solución y si en un momento Dios lo pidiera, dar la vida misma por quien tienes a lado; dejar mentiras en desvanes confundiéndose con los recuerdos olvidados y libre de todo dar gracias porque tienes la dicha de volver a amar.

abrazo-de-despedida2

Es no poner medidas, ni colores, ni sabores a los sentimientos, es algo único que quien siente sabe que el amor lo escogió para sentir, es no poder controlar sensaciones que recorren cada una de tus venas llevándote a un clímax parecido a cuando haces el amor; es sonreír por los logros obtenidos dándole ahora sí un sabor a la existencia, tener pláticas nocturnas donde las palabras a veces se quedarán en silencio y ese silencio se hará profundo y sincero.

Poder conversar en días grises encontrando el porqué de los días sin sol y de los inviernos anunciados cubiertos de un viento que te queme el rostro y donde eso no importa, lo que importa es lo que sientes. Contar las estrellas en el cielo, pidiendo deseos por cada una donde el único motivo sea el que estén ahí para ti, logrando romper dietas, pero más sonrisas por las bromas hechas con afecto y con amor.

Es desear con el alma misma que lo que sientes sea recíproco. Cuidar del sueño y cumplir gustos, aprender nuevos nombres, costumbres y tradiciones, saborear antojos hechos con alegría, es saberse afortunado que puedes amar sin medidas, sin importar tiempo ni hora.

Amar es también decir «adiós» sin miedo cuando sabes que el final llegó…

Sin buscar respuestas absurdas, pues al final de todo las respuestas salen sobrando.