Por los que somos perfectamente imperfectos…

0

«Soy un ser humano, por lo tanto no soy perfecta. Simplemente uno es perfectamente imperfecto».

Cada quien reacciona a cada situación diferente, la evades o te enfrentas. Lo correcto es solucionar, porque vivir arrastrando la situación no servirá de nada, al contrario, te harás más daño.

Estaremos expuestos a los problemas que nos da la vida, nadie nació con un instructivo, todo se aprende.

Yo aprendí a decir te quiero, siempre. Abrazar aunque no tenía ese habito. Aprendí a amar, a vivir cada momento de la vida, porque no la tenemos comprada.

Aprendí a dejar ir de la peor manera. Aprendí que las personas llegan por algo, unas se quedan y otras sólo van de paso, las cuales tiene un propósito.

Aprendí que una madre no es la que engendra sino la que cría; que las personas no de la nada se vuelven maravillosas, que siempre habrá una luz al final del camino.

1

Aprendí a perdonar, no es fácil pero el hacerlo te sanas a ti mismo.

Aprendí y por lo tanto también me quite tantos prejuicios, tantos rencores, temores.

Aprendí que antes de hablar, hay que escuchar; que antes de juzgar hay que mirarse a uno mismo; que criticar es demasiado fácil, pero el daño se hace, es en ocasiones irreparable.

Aprendí que Dios no nos quita cosas, sino que nos libera de ellas. Aprendí que la muerte es algo natural, no hay que tenerle miedo, en algún momento pasará.

Aprendí que la cuestión no es vivir por vivir, sino aprender a convivir, ayudar, a pasar los momentos con tanto amor y alegría … 

«Porque son únicos, nada se vuelve a repetir».