Persiguiendo sueños…

0

Nos pasamos la vida persiguiendo sueños…

Que cuando conseguimos uno, nos lanzamos al siguiente, sin siquiera disfrutar del anterior.
Que cuando tenemos algo no lo valoramos y, cuando no lo tenemos, sabemos que es lo que queremos y lo felices que llegaríamos a ser si fuera nuestro por tan sólo un segundo. Porque cuando conseguimos algo de repente nos encontramos vacíos. Que nos gusta ese sentimiento de caza, de lucha, de espera absoluta por algo.

Y yo, fui un sueño pasajero para ti. Ni siquiera te costó demasiado conseguir tenerme. Porque, admitámoslo, había una química especial, que te empeñaste en disolver tan pronto como viste que podríamos tener algo real. Que nunca me dejaste llegar a conocerte, ni me diste motivos para dejar que tú me conocieras.

Que no soy una chica cualquiera. Soy complicada. Hoy soy azul, mañana quizás gris. Que parezco débil, frágil, que podrías hacerme daño sin siquiera pretenderlo, pero en el fondo soy una de las personas más fuertes con la que te has cruzado. Que siempre visto con una sonrisa, por muy mal que me vaya o que me sienta en ese momento. Que protegeré siempre mis sentimientos si creo que así debo hacerlo, no como acto de cobardía, sino de valentía. Cualquiera puede demostrarte qué siente, pero no todo el mundo estará dispuesto a luchar interiormente con sus fantasmas para aclarar las ideas antes de decir nada.

Que siempre he tenido las ideas claras, incluso en mis momentos de mayor confusión. Que si quiero algo lo quiero con todas mis fuerzas y no me arrepiento de ello.

Que tú y yo, hubiésemos sido todo o quizás nada. Pero tu miedo no te deja avanzar. Estás ahí, sintiendo cosas que no quieres sentir, paralizado. Y te comprendo, no creas que no. Yo también he pasado por eso; sé lo que es que el miedo te paralice. El miedo a ser vulnerable, a darle todo a alguien para que luego tenga la oportunidad de destrozarte. Pero si no lo haces, no estás viviendo una de las mejores sensaciones de la vida.

tumblr_m83qh4w80u1qard8lo1_500_large

No te preocupes, olvida todo lo que te paraliza. Respira y siente. Puede que te des cuenta a tiempo de lo que podrías tener en este momento, de todas las oportunidades que estás dejando atrás por no arriesgarte. Si dejas de sentir, entonces ya no te quedará nada.

Quiero que sientas. Conmigo o sin mí. Pero quiero que seas feliz, porque te lo mereces todo. Que vivas una de esas historias que merece la pena contar, por la que merece la pena dejarlo todo sin dejar nada, en la que el tiempo se para y todo vale la pena, incluso el dolor.

Sí. Soy mucho más complicada de lo que te dejé ver. Tengo muchos más fantasmas en mi cabeza de los que probablemente nadie sepa nunca. Te dejé creer que vivía en un mundo feliz en el que no existían los problemas, porque te merecías pensar que podría existir un lugar así. Porque me vale todo al ver tu sonrisa y te aseguro que podríamos ser felices, que yo jamás te destrozaría…

Porque, sin apenas conocerte, te conozco de toda la vida.