Perdón por no quererte como quieres…

0

No puedo describir el miedo que me da el no ser lo que tú esperas de mí… de nosotros. No me siento preparada para ser lo que quisieras y no es culpa tuya, pero tampoco mía. No pretendo que me comprendas, no sé si estoy lista para esto.

Tengo miedo de derrumbar tus sueños, de no ser la chica indicada. De romper en pedazos pequeños a la »perfecta niña enamorada». No soy y tal vez nunca seré aquella a quien deseas ver al amanecer.

Idealizar siempre es malo, pues las cosas resultan no ser lo que se espera. No quiero que me idealices, porque sólo sé ser real y con ello es probable que encuentres en mí, más defectos que virtudes.

No digo que todo en mi este mal, pero ambos sabemos que soy un desastre. A veces no estoy segura de lo que siento y termino hiriendo… no quiero herirte a ti, no quiero desilusionarte. No esperes que con tocar mi mano me transformaré en una mejor persona, porque no estamos en un cuento y ni siquiera me siento lista para cambiar.

Agradezco tu esfuerzo por meterte en mi mente y agradezco que me quieras de esta manera. También siento algo muy fuerte por ti, pero estoy desbalanceada y temo herirte con mi inestabilidad.  Soy una buena persona, y advertirte sobre mí es la clara muestra de ello. No hay nada mejor que pueda hacer una persona por ti, que el ser sincera sobre sí misma para evitar lastimarte.

Así que… si sabes lo que te conviene, haz caso a mi consejo. No se trata de mandar todo al demonio, pero si eso decides hacer para poder olvidarme, entenderé.

6

No quiero que pienses que todo esto lo digo porque me dé igual lo que entre nosotros pase, de hecho, es todo lo contrario… no me gustaría perderte por intentar algo para lo que sé, aun no estoy lista; por estar hecha un desastre en esta etapa de mi vida.

Si decides aceptar el consejo y eliges alejarte un tiempo de lo que  te hacer mal, prometo entender tu decisión. Te dejaré marchar, pues sería egoísta de mi parte pedir que te quedes cuando no puedo dar lo que quieres de mí en estos momentos.

Pero antes de marcharte, quiero que sepas que no sé cuánto tiempo tarde, arreglaré y aclararé lo que siento, lo que me aflige y uniré las partes de mi vida. Es una lucha interna que debo ganar, y entonces podré pensar en amar… en amar sin miedo y sin aflicciones.

Si para ese entonces cuando ya no esté rota, tú me sigues queriendo… sería un encanto poder quererte como tú lo quisiste tanto.

Espero que entiendas que decido ser sincera ahora, antes de llegar a un punto donde todo colapse. Y si jamás regresas o dejas de sentir lo que sientes por mi…

espero que encuentres a alguien que sepa valorar lo que por ella hagas, y seas muy feliz, porque lo mereces.

Escrito Por: Mayeli Tellez