Nuestro tiempo…

0

En las noches lluviosas y frías como hoy me conformo con la brisa tibia de esos cálidos recuerdos, cuando tu tiempo y mi tiempo se fusionaron en uno mismo.

Nos conocimos en el colegio, nada raro ¿Crees en el amor a primera vista? A decir verdad nos habíamos topado muchas veces en los patios pero hubo un momento, ese momento en el que me bastó mirarte para entender que serías alguien importante.

Llegaste en un momento difícil, estaba tan concentrada en mis problemas que no me di cuenta en qué momento o cómo te metiste en mi corazón, no supe distinguir el amor de una simple amistad o agradecimiento, pero ¡TE NECESITABA! ya se me hacía imposible dejar de pensarte, me conformaba con saber que existías aunque no fuera para mí.

Un instante bastó, un cruce de miradas, rostros cercanos, sentir tus manos tomando las mías ¿karma, destino, Dios o conspiración del universo?  No lo sé, pero juro que no esperaba ese beso. Tal vez a mucha gente le parece normal un beso, pero tú me entregaste ese momento mágico en donde (siempre me pareció cursi decirlo) sólo existíamos tú y yo uniendo nuestros labios, nuestro aliento, nuestras almas.

Tuve temor y mucho, nunca había experimentado un sentimiento así. Éramos jóvenes pero desde ese momento supe que te amaba y sin poder razonar dejé que te convirtieras en el centro de mi universo, sólo quería estar contigo no me bastaba pensar en ti, necesitaba tu presencia, era tan grande lo que sentía que comencé a hablar ese lenguaje a veces tan sencillo de plasmar y a veces tan difícil de entender: la poesía.

dama-solitaria

Me sentía tan ridícula, yo era fuerte, independiente, racional, mis principios y convicciones antes que cualquier otra cosa y el convertirme en alguien vulnerable nunca estuvo en mis planes. Pero con esa vulnerabilidad y la inmadurez llegaron los problemas, tú no supiste demostrar tu amor, porque ahora sé que me amabas y yo era demasiado orgullosa y eso no nos ayudó. A pesar de nuestro amor no supimos enfrentar ni resolver los problemas, llegó la inminente separación.

Ojalá no te hubiera amado tanto, ojalá nunca hubiera sentido tus manos tibias alrededor de mi cintura, ojalá no me hubieras desprendido de la realidad para vivir nuestro sueño juvenil de amor rebelde y desenfrenado, ojalá nunca me hubieras dicho TE AMO.

Ojalá no hubiera visto la profundidad de tus ojos, porque sólo así hubiera sido fácil olvidarte, pero claro nuestra historia no fue fácil ¿Por qué el olvido debía serlo?, no sólo eras mi novio, eras mi confidente, mi ancla, mi centro de gravedad, tu olor se impregnó en mí, tu voz era un susurro que el viento llevaba a mis oídos, a pesar de que nunca hicimos el amor eras mío y yo tuya, nos pertenecíamos.

No sabes cuánto sufrí, cuanto lloré por ti, cuantas veces me sentí muerta en vida, podía escucha, caminar, respirar, pero nada tenía sentido, estaba sola a pesar de la familia y los amigos yo te quería a ti sólo a ti.

Disimular no es lo mismo que superar, durante mucho tiempo quise olvidarte, dejar de saber de ti, me alejé de los amigos en común, salí con otras personas pero todo fue inútil; sigues estado en mi mente y en mi corazón. Te convertiste en ese amor que sólo se siente una vez en la vida, ese amor imposible de olvidar.

Ahora sólo me queda buscarte y conservar la esperanza de encontrarte caminando por la calle, en algún centro comercial, recorriendo los lugares que frecuentábamos y que nuestras miradas se vuelvan a encontrar para saber si sientes lo mismo, no quiero perder la fe, en mí aún hay la ilusión de que tu tiempo y mi tiempo sean uno mismo, poder vivir de nuevo NUESTRO TIEMPO.