Nos pertenecemos

0

Lo que realmente pasa con nosotros es mas que obvio, el único detalle aquí es que… No sabemos cómo manejarlo.
Los dos sabemos, en el fondo, que nos pertenecemos, que aunque los años pasen y las personas vayan y vengan de nuestras vidas, al final siempre volvemos al lugar donde nos sentimos felices, amados y protegidos.

Con esto no quiero decir que te necesite, por el contrarío; te amo pero he aprendido a estar sola, sé muy bien que jamás encontraré a alguien que se asemeje, aunque sea un poco a la forma en que me siento contigo; en nuestras vidas, hemos conocido a deferentes personas, por supuesto que hemos querido a más de una de ellas; pero los dos sabemos a dónde pertenecemos.

Lo nuestro es un juego cruel, regresamos a nuestro lugar cuando nos sentimos solos, cuando «vemos realmente a donde pertenecemos» aunque sea por un momento.
Después, igual que siempre… Te vas, me dejas así, sin más que un trillado «espero que te vaya bien»; en realidad debería gritarte en la cara: «Que te vaya como te mereces que te vaya».

Pasan los meses, a veces años, aprendemos y vemos qué tanto hemos cambiado hasta que volvemos a unirnos, en nuestro lugar; nunca te has ido del todo y sé perfectamente, que vuelves a mí, buscando también algo que no puedes encontrar, nuestro amor es intermitente; no podemos estar lejos mucho tiempo, necesitamos mantener fuerte lo que sea que nos una.

Pero mi amor, estamos creciendo y con esto no quiero decir que ya no te vaya a esperar, sólo quiero decir que debemos actuar seguros, sé bien que has besado muchos labios y yo sólo algunos, pero puedo perdonar eso y tú también; justo ahora estamos lejos y no sé por cuánto tiempo, pero sé que volverás y yo contigo.

Aprenderemos a estar juntos y justo así nos quedaremos… Juntos.