Nos dijimos adiós sin decirnos nada

0

¿Ya cuántas veces nos faltó ese beso al final del día?, ¿ya cuántas veces nos faltaron los abrazos?. Cuántas otras veces hemos dejado de tomarnos las manos, de vernos a los ojos mientras nos hablamos, cuántas veces nos ha dado igual el no enviarnos un mensaje durante el día, cuántas veces nos hemos dicho cosas para herirnos, como si estuviéramos jugando pero más en serio que nunca.

Cuántas veces hemos guardado silencio cuando lo que necesitábamos era decirnos cuánto nos queríamos y luego cuánto tiempo pasamos sin vernos y al volver a hacerlo; con cuánta indiferencia, como si diera igual el tiempo juntos, como si fuera sólo distracción a nuestro aburrimiento.

Nos faltaron las agallas para darnos cuenta que nos decíamos adiós cada día , con cada acción, con cada cosa que comenzaba a faltarnos, que nos fuimos desgastando juntos y luego cada uno por su parte. Definitivamente ya nos hemos dicho adiós, después de estos días de tanta ausencia; sé que ya no queda nada y que vernos y ponerle punto final no cambiará las cosas; debo decir amor, que aunque odiabas que te llamara de esa manera, eso fuiste para mí cuando te conocí.

No intento decir que me duele nuestro adiós, pero me duele todo lo anterior, todo lo que nos llevó a este punto, nuestra poca disposición para pelear por los dos y que ahora ya tan cansados de esta situación entre nosotros, no volverá a haber un hola y definitivamente no habrá un adiós.

Porque ya ha pasado todo entre nosotros, ya fuimos casualidad, ya fuimos pasión, fuimos amor, fuimos libertad, fuimos todo lo que quisimos y todo lo que la vida nos obligó a ser y aunque cuando se llega a este punto en una relación, hay palabras que sobran, sin embargo esto que escribo si es para darte las gracias; pues también diciendo gracias se dice adiós…

¡Gracias! Gracias nada más, porque tengo tanto qué agradecerte que de enumerar cada cosa, terminaría dejando de escribir ahora mismo e iría a pedirte que lo intentemos de nuevo amor.