Noche a noche…

0

Las noches caen una tras otra, casi sin darme cuenta. Y es así, como noche a noche, sueño a sueño, van pasando los días, que después serán semanas y después meses para convertirse finalmente en años… Años de tu ausencia. La falta de ti, a estas alturas, ya es una resignación semi aceptada, pero este este espacio en mi mente y mi corazón no consigue aún llenarse con nada.

Probablemente pasen muchas noches de muchos años en que yo siga soñando contigo. Quizá algún día, cuando te vuelva a encontrar, en algún momento, en algún lugar, todo se remueva y mi corazón sienta que en realidad no te has ido. Pero también pienso que muy probablemente, una palabra, una acción tuya o simplemente mi conciencia y mi prudencia me devuelvan entonces a la realidad.
Haciendo un análisis de todo esto, pensando en todo lo que he pasado, he decidido quedarme con lo grato, con esos recuerdos que al evocarlos pintan una sonrisa en mi rostro. He optado por quedarme con los sueños, con MIS sueños y los planes que tenía para ambos; sé que ya no podrán ser, lo tengo muy claro, pero fueron un motivo en algún momento de mi vida y sólo por eso, merecen un lugar especial en mis recuerdos y mi alma.

He dicho y seguiré diciendo, mientras así lo sienta, que no ha sido fácil aceptar que decidiste que lo que es, es lo mejor. No fue fácil haberte escuchado decirme que te marchabas, tengo tan vivo el recuerdo a pesar de que han pasado ya varios meses, recuerdo cada gesto, cada palabra, palabras que siguen taladrándome la mente como esa noche y sobre todo, recuerdo el terrible dolor que sentí en mi interior, un dolor indescriptible, un dolor que nunca antes había sentido…
Yo te miraba sin dar crédito, lloraba pensando que no era posible que tú me estuvieras diciendo todo eso, que fueras tú quien te encargaras de matar mis sueños y mis ilusiones. Si tan sólo hubiera sabido lo que me esperaba, si tan sólo hubiera tenido oportunidad de verlo venir… Pero es bien sabido que los «hubiera» no existen, de nada sirven, en nada ayudan.
tumblr_nr2joa2Dq11th3yzyo1_500

He tenido que aprender a convencerme de la realidad, pero más que eso, he tenido que aprender a aceptarla. El espejismo que había construido, se desvaneció, tan de pronto, tan de repente. Me encontré de pronto vacía, con el corazón roto, con el alma desmoronada y en ese estado nada de mi mundo parecía gran cosa. Volví a mis rutinas, a mis «entretenidas» labores que antes me llenaban: libros, música, películas. Sin embargo, NADA de eso, por mucho que sean cosas que disfrute, pueden ayudarme a olvidar lo que no deseo olvidar; una vez que se ha probado algo de la felicidad es demasiado pedir que sea fácil renunciar a ella.

Pudo haber sido, pero no fue. Tenía tanto para darte todavía, pero ya no me fue posible hacerlo. Sin embargo, algo que nada ni nadie me puede quitar, es el hecho de poder soñarte, nadie puede negarme la posibilidad de tenerte cerca en ese lugar en donde todo es posible: EL MUNDO DE LOS SUEÑOS. Ahí te espero, te veo y te envuelvo en un cálido abrazo, mientras tú me miras, me sonríes…

Y me dices que me amas.