No sé si me perdí y me encontré, o me encontré y me perdí

0

Hay veces en los que intentas silenciar tu mente y aceptar lo que sientes. Los meses pasan y entendí mi error, no podía abandonar la apariencia que tanto me había costado forjar y que reconozco, vive en mi interior. Tomé la escritura como instrumento para manifestar lo que se esconde detrás de mi existencia. Así se gestó un tórrido romance entre el papel y pluma, sólo para llenar de letras una sincera línea. Hoy tengo hambre de pensar, de expresar y dejar salir todo lo que mi presencia esconde.

Tardé en volver, me entretuve, tratando de alcanzar mi transformación madura, he vuelto a sonreír como la luna cuando hay una noche oscura, estoy aquí para decir lo que no sé cómo dejar fluir, dispuesto a explicar lo que se oculta ante mi indomable mente. Todo empezó cuando perdí, no comprendía, así pasaban los días, el dolor vivía en mí, mi ausencia florecía, pues tenía mucho que en mí no amanecía. Llorando, sonriendo, ahogándome en botellas de recuerdos, bebiendo sabiduría eterna de los libros que leía. Buscando respuestas en filo de mi almohada, cada que me recostaba y meditaba.

Así fue como salí e intenté parar el tiempo, queriendo encontrar sin dejar de buscar, deseando volver amar, mirar a una dama y abrazarla para jamás soltarla. Fue cuando pasaba las noches rezando, pidiéndole a un ser supremo, me orientara para percibir la más tierna mirada. Esa mirada que me alentara, cada que mi cobardía me orillara a buscar la más simple salida.

Entonces la vi ahí, escondida detrás de una fuerte amistad, abrigándome con consejos,  que me sirvieron para abrazar y aceptar la melancolía que inundaba con puntualidad mi vivencia. Pasaba el tiempo, descubría que mi corazón, estaba en remodelación, me angustiaba que quizá no fuera a funcionar, pues en anteriores ocasiones saboreé el fracaso del rechazo.

Intenté memorizar cada detalle, cada paso, intenté enamorarme de cosas insignificantes, como por ejemplo estar sentado en una banca, prestando atención a su respiración, prestando atención al olor que despide ese bello cuerpo, y que agitaba con mucha fuerza mi frágil corazón. Estoy intentando hacerme amigo del miedo, reírme a carcajadas cada vez que puedo. Estoy intentando ser constante, mirarme y decirme la verdad, tratar de ver la realidad, de no fantasear, y ya no esperar.

tumblr_m3485yX6yF1qard8lo1_500_editado-1

No sé si me perdí y me encontré, o me encontré y me perdí; sólo sé que junto a ti me siento invencible, me siento cuerdo y es evidente que soy el autor que no ha escrito un libro, soy aquel que no se rinde y que vive simple, soy aquel que piensa que el amor es un instante lleno de placer.

Yo sólo busco hacer posible lo imposible, luchar y no cesar aunque parezca irreconocible. A veces reconozco que me siento dios y me olvido que soy sólo un hombre, para bien o para mal sé que soy odiado y también amado, entiendo que la vida es disfrutar un abrazo de oso, ser como un disparo para que nadie logre detenerte.

Hoy después de tantos meses, sé y estoy seguro de lo que quiero, principiar por aprender a armarme es lo primero, mirar a mi novia que para mí es arte y decirle que la amo, es todo lo que quiero, sonreír al ver a mis amigos y conocidos, saludarlos con un abrazo sincero. Disfrutar de una comida sencilla, con cada uno de los integrantes de mi familia, será uno de mis mejores momentos, porque sí, mi vida es impredecible…

Es un momento en el que el instante es lo único que tengo.