No quisiera decirlo, pero después de años lo necesito…

0

No quisiera decirlo, pero después de años lo necesito; mi comportamiento es extraño, sigo sin entenderlo y agarrarle el ritmo, pero últimamente se vuelve más extrovertido, más seguro de sí mismo, más fuerte y valiente, capaz de enfrentarse a todo lo que se interponga en su felicidad. Ese comportamiento que vino de la nada, sin instrucciones y con riesgos a sufrir fallas, pero no importa, ya que me muestra que está decidido más que nunca a caminar en tierra sólida y que ya no puede parar.

Años atrás, nada de esto me caracterizaba, el miedo había crecido en mí desde que existía, no había nada que pudiera hacerme sentir segura, había pasado los años de mi vida recordándome lo simple que era, lo inapropiada que era en vestirme, lo inexistente que era para las personas; era la típica joven invisible que no ocupaba más que el aire que requerían otros, Me recordaba que no merecía a alguien que me amara, porque ni yo misma me amaba.

original

Pero no lo entendía, hasta que me hice compañía de las letras, me volví amante de los libros que me enseñaron todo lo que sé, me revelaron mis propios secretos que desconocía, empecé a sentirme más yo, me vestía como quería porque me sentía cómoda y me valía una, dos, tres, cuartas partes y hasta más de lo que dijeran de mí; aprendí que no vivo de ellos sino de mis propias decisiones, mis terapias fueron los libros, mi pago a cada sesión eran esas jodidas y espectaculares letras amontonadas, formando oraciones hasta concluirlos en bellas historias.

Descubrí mi fuerza, mi sensualidad, mi valentía, hasta de mis miedos que fueron encerrándose poco a poco en el baúl de cosas inapropiadas y olvidadas, descubrí lo que soy capaz de hacer y dar, de los sueños que tengo que realizar; que no siempre necesitaré de alguien que me llene de toda la felicidad, porque en parte, eso me corresponde a mí. Descubrí lo mucho que me gusto, lo que por años me he perdido, tal vez no sea la mejor oradora, pero sí la mejor oyente, mi profesión es esa, ser paciente, escuchar, cuidar, hacer maravillas para lograr el objetivo y en ratos libres, mi trabajo es darme el tiempo que me merezco. No sé si haya alguien que se atreva a cuidar de mí, pero conmigo basta para hacerlo, no dependo de nadie para mi felicidad, pero si lo hubiera, deberá aprender amarse a sí mismo para amarme.

tumblr_kza4w4hfl61qa9oe3o1_500

Años atrás no imaginaba que en el camino me daría cuenta que no hay nada más placentero que el superar cada miedo, el de disfrutar cada momento, el aprender cada día a través de historias y teorías de la vida, que formas tus propios manuales de supervivencia a través de las experiencias vividas y algunas regaladas. Descubrí que esta soy yo; años después de pagar sesiones costosas de voluntad, de amor propio y de sueños apenas visibles que despiertan el interés de vivir.

Años después necesito decir que mi comportamiento sigue acoplándose a mí sin quitar el dedo del renglón…

Y lo dejo actuar porque así lo quiero, porque sigo aprendiendo.