No pude renunciar a tu ausencia…

0

Cuando te fuiste,  pude huir de todo menos de tu ausencia, quise escapar pensando que así te olvidaría.

Intenté no buscarte en nuestras fotos, traté de no encontrarte de nuevo en las sonrisas que compartimos tanto tiempo, corrí de esas tardes de lluvia acorrucada en tus brazos.

Me escondí muchas noches debajo de mis lágrimas, envuelta en suspiros y sollozos para que no sentirte aún;  traté de arrancarte del corazón pero fue imposible, aún seguías  palpitando fuerte dentro en él.

Mi mente insistía en marcharse, pero el corazón pedía un intento más.

Quería huir no había ningún instante en donde no pensara en marcharme, no preguntes a dónde, porque ni yo misma lo supe, sólo sé que no pude dar un paso para moverme del lugar donde me dejaste, por más que lo intenté, siempre llegaba al mismo lugar: TU AUSENCIA.

fashion-girl-photography-sad-favim-com-226307

De ese lugar jamás pude huir, giraba en mi cama y estabas ahí, cerraba los ojos y seguías  ahí, despertaba y te sentía cerca, miraba correr las gotas por mi ventana y de  nuevo aparecías, corría hacia cualquier lugar y no te ibas, era tu ausencia, era tu bendita ausencia de la que no pude huir.

Era esa ausencia la que dolía, fue tu ausencia la que no se iba de mi vida… No recuerdo cuántas veces perdí la noción del tiempo, no recuerdo cuántas veces no dormí pensándote; he olvidado cuántas lágrimas derramé despierta o dormida por tanto dolor, te miraba en mis sueños intentado tomar tu mano para que no te fueras, pero era demasiado tarde ya no estabas.

No pude renunciar a tu ausencia, lo intenté lo juro, pero seguías aquí dentro.  No pude acostumbrarme a la idea de que ya no estabas, no acepté el hecho de que habías cambiado de rumbo y no era el mismo que caminábamos juntos; no pude renunciar al hecho de que ya no querías seguir aquí dentro de mi corazón. Y al fin cuando decidí soltarte… Entendí  como una vez escuché a Marwan citar:

«Se pude huir de todo menos de lo que se pierde»… Y yo te perdí.