No olvides amar cada detalle de ti misma…

0

Ama cada rincón de tu ser, ama cada curva, cada pliegue, incluso cada lunar… Porque son parte de ti y no hay nadie más perfecta en la Tierra.

Ama tu cabello por las mañanas y ese terrible mal aliento matutino. Ama tu voz de niña chiquita que haces cuando estás emocionada. También ama tu cara de enojada y el miedo que provocas cuando explotas. Ama tus sentidos, el suave tacto de tu almohada favorita, el olor de un delicioso café, los hermosos paisajes que tus ojos son capaces de enfocar, la sensación que provoca la voz de la persona que amas.

Ama las series que más te gustan y ama cada vez que llores viéndolas. Ama la forma en la que te muerdes los labios cuando piensas muy profundamente. Ama también la forma en que tus mejillas se sonrojan cuando te pones nerviosa. Ama tu voz, tus uñas, el color de tu cabello, el tono de tu piel.

Ama cada uno de tus pensamientos, y las ganas con las que te levantas cada día a comerte el mundo. Ama a esa hermosa mujer que vez cada día frente al espejo. Ama tu sonrisa, tus ojos cuando lloras, el ruido estrepitoso que haces cuando estornudas. Ama tu pasado y las experiencias que has vivido, te han hecho la mujer fuerte y tenaz que eres.2

Ama todo de ti, porque eres perfecta, tal cual te hizo Dios, incluso con todos tus defectos y tus piernas cuando no te has depilado.  Aprende a darte tu lugar, a luchar por lo que quieres y nunca parar hasta obtener lo que mereces. 

Cuando entiendas que siendo tal cual eres, con cada peca, con cada arruga y cada cana (si las tienes), incluso con las cosas que menos te gustan de ti misma, eres más que perfecta…

Lograrás ser realmente feliz.