No necesito escuchar que todo estará bien…

0

No necesito palabras de aliento, no necesito que sin pensarlo me digan ‘todo mejorará’, valoro el mínimo esfuerzo de querer repararme y verme sonreír entre lágrimas, pero una sonrisa no es sinónimo de que todo está bien.

Tratar de convencerme a mí misma de que nada malo sucede, me ha ido debilitando desde adentro. Responder sin pensar ‘bien’ cuando me preguntan cómo estoy. Y sé que hay más personas allá fuera, sufriendo por cosas peores, pero eso no cambia en nada este dolor que siento en el pecho. Quizá cada persona está programada para aguantar cierta carga emocional, o quizá simplemente algunos tienen menos suerte…

El tiempo pasa tan rápido y a la vez tan lento, y vaya que eso suena a locura. Solemos esperar con tantas ansias que un día en especial llegue y es ahí donde el tiempo parece lento, pero al mismo instante, nos olvidamos de vivir los días anteriores y consecuentes a ese día… hasta que miramos atrás, y ya no hay oportunidad de regresar, ya no hay oportunidad de recapacitar y valorar todo aquello que en su momento sucedía, y es ahí, donde el tiempo voló con mucha prisa.

Creo que todos tenemos algún detalle que quisiéramos cambiar en el pasado: una acción, una actitud, una decisión, darnos un consejo al dormir, darnos un abrazo cuando nos hizo falta, animarnos a hacer aquello que nunca nos atrevimos, poner un alto a aquella persona que nos hería; creo que todos, por más convencidos que estén de que las cosas así sucedieron por algo, si tuviesen la oportunidad, harían un cambio por más pequeño que fuese.

sentada-en-un-banco

Y ¿ahora?… ahora todo aquello son solo recuerdos, ahora todo es ‘si hubiese…’ acompañado de historias alternas sobre lo que podría haber ocurrido. Todo se transforma en una locura, y de pronto nada tiene mucho sentido… todas la palabras que se dijeron sin ser pensadas, todas las promesas que se dijeron sabiendo que no podrían ser cumplidas, los besos y abrazos que parecían cargados de emociones pero que de ellos quedó nada, las miradas transparentes que con el tiempo se empañaron… ¿Qué hay con todo aquello?.

Y es por eso, que en este momento, no necesito escuchar que todo marchará bien… porque quizá sea cierto, pero es cierto también que habrá más dolores de cuales aprender. Y no dudes en ningún momento sobre mi capacidad de salir adelante, porque lo haré cuando esté preparada. Lo siento, pero yo creo firmemente en que todos necesitamos de algún momento de debilidad, fingir ser fuerte todo el tiempo debe cansar, debe terminar por hacerte añicos.

Mirar al pasado siempre vendrá acompañado de melancolía, de nostalgia, de gratitud y arrepentimiento, de todo aquello que quisimos pero no dijimos… y de muchas versiones de ti mismo que llegas a amar u odiar. Ayer ya es pasado y cada segundo transcurrido también.

Entonces ¿Ya eres mi pasado?

 

Escrito por: Mayeli Tellez.

Artículo anteriorAl anochecer…
Artículo siguienteEsa mujer soy yo…
Avatar
Cuando te sientes feliz, triste, confundido, enamorado o con el ánimo por los suelos, el hecho de saber que en alguna parte del mundo hay más personas pasando y sintiendo lo mismo que tú, ayuda a aclarar la mente... o cuando menos a no sentirte sólo al estar inmerso en aquellas emociones. No hay nada más gratificante que encontrar las palabras exactas que describan lo que sientes, que te permitan expresarte y hacer saber a los demás lo que piensas. Disfruta cada letra, haz tuya cada palabra y pon tu mente a volar.