¡No me doy por vencida!

0

¿Y por qué no me doy por vencida?

Tal vez te has preguntado, porqué sigo aquí… Buscándote, hablándote, queriendo saber de ti a cada momento, tal vez estás esperando que me dé por vencida. ¿Por qué no me quiero ir? todo debe tener una explicación, la mía es porque no quiero perder esta amistad que construimos basada en la confianza, sé que algún día esta amistad puede terminar, ese momento lo veo tan cerca, pero me resisto a aceptarlo.

Para esta amistad no había imposibles, era una amistad que se sentía tan cerca que no necesitábamos vernos para saber que estábamos ahí, y sé que los amigos aunque estén lejos siempre serán amigos, siempre llegarán los recuerdos y esos momentos vividos, esos momentos donde no importaba la distancia.

Eres ese amigo que me enseñó a acortar las distancias, a querer sin siquiera ver, un mensaje era suficiente para sentir a mi amigo conmigo, un detalle a distancia era lo más agradable y sencillo de hacer, te mostré esa amistad, que no es la mejor pero es con el corazón, demostré que estoy aquí para ti; tal vez la manera que lo hice y lo sigo haciendo no es la mejor para ti, pero para mí la amistad es como esa flor que debes de regar cada día para que no se marchite; un saludo, un hola, un te quiero mucho, un estoy aquí para lo que necesites, esos detalles hacen que no marchite.

Tal vez a ti no te parezca importante, debes de saber que tú eres ese amigo que con todo y tus defectos eres perfecto, eres único y eso te hace especial, nunca he querido cambiarte, pues he aprendido a quererte así como eres. Tal vez te has olvidado quién soy yo, por eso es que a veces no contestas mis mensajes, pero ¿sabes por qué te sigo escribiendo y te sigo buscando? porque yo si sé quién eres tú y para mí eso es suficiente.

Vivimos una amistad intensa, una amistad que pocos podrían gritarle al mundo que la tuvieron, eso mi amigo, te hace el mejor de mis amigos, me importas y esa es la razón por la que no me doy por vencida, a pesar de tu ausencia y a pesar de tu indiferencia.

Tal vez todo lo que hago te parezca absurdo y hasta cierto punto ridículo; lo sé, somos iguales y diferentes, soy detallista, tú no, me gusta decirle a la gente que quiero que los quiero, tú no, pero tienes tu forma tan especial de decir esas cosas sin decir una palabra. Lo digo porque eres mi amigo y te conozco, sé que te agradan las muestras de afecto, y por esto y más amigo, no me doy por vencida. ¡TE QUIERO AMIGO!