Quererte o alejarme… Igual aquí estoy

0

No se por qué, ni qué es lo que me pasa, pero no soporto esta distancia, que a veces abarca tan enorme y amenazante a los dos, porque al verte quiero salir corriendo a abrazarte y sentirte, a cortar cualquier lapso de tiempo y no permitir ni al aire correr entre nosotros; no sé, pero no lo soporto.

Odio las madrugadas, porque perdí la cuenta de las veces que tu imagen se atraviesa en mi cabeza, y no me pidas explicaciones porque juro que no las tengo, pero te quiero, te quiero ahora y te quiero para mí.
Quiero ser la razón por la que sonrías por las tardes al recordar, quiero sorprenderte con tus cosas favoritas, ver ese brillo tan hermoso y que tantos ignoran en tus ojos, quiero juguetear con tu cabello mientras nos miramos, quiero que te duermas en mi pecho y quiero besarte, tan sincera y fuertemente como nadie jamás lo haya hecho.

Quiero pelear contigo y luego abrazarnos tanto que ambos olvidemos al mundo entero, que volemos, tan alto como sea posible y descubrir como se mira todo desde lo alto, quiero compartirlo contigo y sólo contigo, lo oscuro de mis ojos, el significado de mis lunares, las cicatrices y sus historias, la magia y la desgracia, lo quiero todo absolutamente todo pero lo quiero contigo.

Porque te quiero a ti y al mismo tiempo no quiero nada, porque siento tanto por ti que me asusta, y aunque sé que tú estás acostumbrado a estar en esta situación, también debes saberlo, que hace mucho yo me salí del juego; es que te quiero tanto que no quiero nada, porque sé que es lo que sigue, el caos, la confusión, la guerra, el abandono; así es siempre ¿no?

Entonces prefiero no quererlo, no tenerte y alejarme, prefiero no lastimarme, no lastimarte y es que estoy muy confundida; sobre qué fue lo que me trajo aquí desde un inicio; ciertamente conozco tan poco de ti que tal vez no te conozco en absoluto, ¿entonces qué estoy haciendo? o ¿de qué me enamoré?, ¿me enamoré de ti?, ¿de mí estando contigo o de cómo se siente todo a tu alrededor? No sé, no me importa y prefiero irme, porque tengo miedo, de me vas a lastimar, porque muchas veces me lo repiten y porque no vales la pena. No te quiero, para nada cerca de mí, pero tampoco soporto verte tan lejos.

Entonces antes quiero besarte, por si nada resulta o por si todo pasa, por si esto ni siquiera existe o por si sólo estamos confundidos; entonces quiero besarte, para de una vez por todas saber si soltarte.