Mis días sin ti…

0

Ayer todo acabó, me dijiste que lo nuestro ya no era lo mismo, que preferías despedirte y que cada quien tomara un nuevo rumbo, que tú no podías seguir fingiendo amor porque aunque te doliera mucho, ya hace mucho tiempo no sentías aquella ilusión con la cual nuestras vidas en un momento se unieron…

No te voy a mentir, en ese momento no entendía nada, fue tan imprevisto y además lo dijiste de una manera tan fría y tan distante que lo único que podía hacer era levantarme, darte las gracias por los bellos días en que pudimos compartir y retirarme entre miles de lágrimas que caían sin cesar… En el fondo de mi corazón pensé hasta el último momento que esto era sólo una broma cruel del destino, pensé que irías detrás mío para tratar de consolar mi corazón; en fin, pensé tantas cosas, sin embargo ninguna de ellas ocurrió.

La noche de la despedida lo único que podía hacer era preguntarle a mi almohada qué era lo que había ocurrido, cómo todo se había acabado y yo ni siquiera me había dado cuenta, cómo a partir de hoy nos convertiríamos en dos extraños y yo sin siquiera entender en qué momento o por qué todo acababa de esta forma… Infinitas lágrimas derramaron mis ojos y no había absolutamente nada que yo pudiera hacer para tratar de controlarlas; en ese momento lo único que podía hacer y para lo cual tenía valor, era para dejar que éstas escurrieran sin cesar, atravesadas por múltiples pensamientos que no encontraban respuestas en las frías paredes de mi habitación.

El primer día ex amor de mi vida, fue el más triste de todos, a medio día cuando por fin había conseguido que mis lágrimas cesaran, llegó un mensaje tuyo:

-Perdóname, quizá algún día entiendas por qué todo debía acabar así, nunca dejaré de quererte, fuiste una persona muy especial en mi vida… Gracias por enseñarme cómo se sentía el amor de verdad-

tenhaliqim-ve-men

Nuevamente todo comenzaba, ¿por qué pedías perdón?, ¿es que acaso había algo más?, ¿por qué nunca dejarás de quererme si fuiste precisamente tú quien decidió que todo terminara?

Sinceramente no tuve el valor de responderte nada en ese momento, claro estaba que tú ya habías decidido lo que querías hacer de tu vida, sin embargo yo atravesaba por un mar de cuestionamientos, que claramente comenzaban por mí, por aquello que no hice, por las veces en que cometí errores, por las veces en que te fallé, por las veces en que no pude acudir a tu encuentro, por las veces en que… A estas alturas ya no sabía de qué más culparme y peor aun, en mi cabeza rondaba la certeza de que ya no había absolutamente nada que hacer; ya para todo lo que habíamos pensado y sobre todo para nosotros, era muy pero muy tarde.

El segundo día fue el de los silencios, en el que mi cabeza estaba agotada de pensar tantas cosas y mi corazón estaba cansado de rememorar tantos hermosos recuerdos.

Había pasado una larga semana, de tu parte nada de nada, al cumplir diez días desde aquel adiós decidí que lo mejor era eliminarte de las redes sociales y acabar con la tortura que yo misma me estaba provocando… Te diste cuenta de esto y nuevamente no hiciste absolutamente nada. Así fueron pasando más y más días, hasta que se cumplieron tres meses, en ese momento decidí que debía dar un nuevo paso y eliminar todo aquello que me recordara a ti; fue así entonces que se iban a la basura todos los que algún día fueron lindos detalles de tu parte, fue así como nuestro amor se acababa…

A los seis meses me enteré por conocidos que comenzabas una nueva relación, el momento en que vi tus fotografías, fue cuando una vez más mi corazón se rompía en miles de pedacitos… Nuevamente mi almohada era la mejor aliada para curar las heridas que dejaba el ahora amor no correspondido.

Los días continuaron sin mayor rapidez, todo parecía inmóvil en mi vida, era como si en un momento todo se hubiera detenido y nada cobrara sentido; era como si yo me había perdido, nadie me pudiese rescatar.

Hoy al transcurrir un año, lo único que puedo decir ex amor mío:

“Por favor nunca te olvides de mí y nunca olvides lo que una vez nos permitió ser infinitamente felices… Por mi parte eres y serás en mi vida un bello recuerdo”.

Hasta nunca…