Mi sentido de la vida… ¡No te pierdas esto!

0

Todo comenzó un 26 de Diciembre, cuando caí ocho metros, se fracturó mi cabeza y estuve una semana en coma.

Al despertar se dieron cuenta que también mi columna estaba fracturada. Una operación de gravedad, en estado crítico, traslados en ambulancias, decenas de médicos, aprender a caminar de nuevo, sobreviviendo de migrañas, 6 meses en silla de ruedas… Esto bastó para cambiar la perspectiva y encontrar mi sentido de la vida.

Es quizá que por eso no entiendo por qué tantas quejas sin sentido, toda la superficialidad, si mi ropa no está a la moda, si escucho la música que debo escuchar, que si acaso seré exitoso, si valgo tanto como mi carro, si merezco tanto como una casa y ¿para qué? Si al final de cuentas ¡No te llevas nada!

Pues no eres lo que tienes ni con quien te juntas, eres lo que amas y existes por quien te ama.

pasado-po

Pero ¿sabes definir amor? porque no te estoy hablando de un amor de cliché, que se vende cada catorce de Febrero, no son flores ni bombones; es un amor completo, un amor real, a ti mismo, al prójimo, al que tiene el valor de exponer sus ideas, a ti que te levantaste de la depresión, de la ruptura, de la pérdida, de la enfermedad, pero sobre todo, el amor a la vida.

Vida...  Un regalo que muchas veces no valoramos por estar perdidos en ideas vagas sin sentido, no esperen a estar a punto de perderla para aprender a valorarla, que mi experiencia los haga a ustedes personas que aman.

Pues venimos a amar y ser amados la respuesta a la pregunta eterna del sentido de la existencia humana se encuentra en el abrazo del amigo, la mirada del hijo, el beso del amante, en el corazón de Dios

No quiero hablarte de religión tampoco es mi idea, mucho menos de un Dios falso que se vende en lugares solitarios, para llenar unos pocos vacíos y crear otros cuantos… ¡No! vengo a hablarte de aquel que tiene la respuesta que no alcanzamos a comprender.

enoy-your-life-beautiful-pictures-30571014-493-325

Así que démosle hoy gracias por lo que tenemos por que con ello haremos mejores cosas para los demás, pues sólo somos el producto de nuestro ambiente, agradezcamos también lo que nos han quitado y lo que jamás hemos tenido… Porque no siempre lo que queremos significa que sea lo mejor para nosotros y muchas veces aquello que tanto renegamos, es justo lo que necesitamos.

No te hagas daño con tonterías ni hagas daño a nadie por que de eso no sacas nada bueno.

Corre, grita, baila, canta y cae si es necesario, porque en las mejores ocasiones se encuentra una gran lección detrás de una supuesta derrota.

Todos tenemos derecho a ser felices, quítate las cadenas del miedo y ve en busca de tu felicidad que se encuentra allá afuera. No calles lo que piensas ni lo que sientes, que este mundo globalizado no te imponga un sueño falso, sé tú mismo. Pues este momento no es sólo el único que tienes, sino quizás también sea el último.

Y jamás olvides que la felicidad no es una parada en el camino, es toda una manera de caminar por la vida.