Mi reflejo frente al espejo… Parte 4

0

Estaba tan enfocada en mí que me olvidaba del mundo de afuera.

Ahí afuera estaban mis amigos, mi familia y las oportunidades… Pero yo no las veía  o las hacía a un lado por mi inseguridad.

No me daba cuenta de que yo era importante, que las personas,  sobre todo mi familia, necesitaban de mí. Yo tenía una hermana más pequeña y ella estaba pasando por las mismas cosas que yo había vivido y tal vez yo hubiera podido ayudarle, ¡pero no me había percatado de su situación por egoísta!

Yo esperaba que la gente me diera amor y esperanza, ¡pero yo no los daba!

Esa tarde estaba hojeando un periódico al lado de mi papá.

En una hoja suelta del periódico leí esto:

“La esperanza es un circulo de acciones, para que esta exista no solo debes esperar recibirla de los demás debes fomentarla, tú eres participe de ella”.

Lo mismo pasa con el amor, debes dar razones y motivos para después recibirlo.

Yo no había tomado conciencia de mi participación ni en el amor ni en la esperanza, yo esperaba que surgieran simplemente.

No creía que mi participación fuera necesaria en nada.

En una ocasión mi papá  enfermo y mi mamá  se había marchado con él al hospital a acompañarlo y estar al pendiente de su recuperación. En la casa sólo quedamos mis hermanas y yo. Yo estaba acostumbrada a que todo lo hiciera mi mamá, ella lava,  planchaba, regaba las plantas, hacía de comer. Yo sólo iba a la escuela, no participa en cosas de la casa. El tiempo que mi mamá estuvo ausente mi abuelita se presentaba a la casa para hacernos ocasionalmente de comer, pero de todo lo demás nos encargamos nosotras. Nos dividimos los deberes entre mis dos hermanas y yo.

Se marchitaron las plantas  porque yo no la regué, mi perro se veía flaco y triste porque yo no lo cuidaba y a veces olvidaba alimentarlo, mi hermana menor ahora fumaba, ¡y todo eso porque yo creía que mi ayuda y presencia no eran necesarias!

A ti que te lo cuento esto te puede sonar absurdo, pero no lo es, es el inicio de empezar a ver que eres necesario, e indispensable. Cuando te das cuenta de que tu ayuda puede hacer la diferencia, y que incluso puede influir en el bienestar de una persona entonces comienzas a prestarle atención y valor a lo que haces.

¿No te has dado cuenta que gracias a tu ayuda la vida de alguien puede mejorar?

Y no estoy hablando solo de “grandes ayudas” sino también de consejos o palabras de aliento, de brindar una sonrisa o tu ayuda, esos “pequeños” gestos hacen grandes diferencias.

Ese valor tienen tus acciones.

Cuando reconoces el valor de tus acciones empiezas a confiar en ti y en lo mucho que puedes lograr.

Mi papa presentó una mejoría y volvió a la casa con mi mamá, pero mi mamá se mantenía ocupada al pendiente de mi papá, así que contrataron a alguien para que nos ayudara con el aseo de la casa.

 Pero yo ya había aprendido que mi presencia en la vida no era insignificante, que yo tenía el  poder de hacer grandes cosas, como otras personas, solo tenía que darme la oportunidad de empezar a  hacer las cosas y no olvidar que lo más importante era creer en mí.

¿Que tal vez falles? ¿Qué no sabes si  las cosas van a resultar como tú quieres?

Tranquilo, solo hazlo.

Mi papa dice: “Nadie nació enseñado”

La práctica hace al maestro, si tienes una duda sobre algo solo pregunta, pero no quedes sin hacerlo solo porque dudas de que lo logres.

Confiar es un paso importante. Es importante para que logres aquello que quieres.

Debo admitir que a veces el miedo persiste, yo aun dudaba un poquito de mí. Pero fue cuando te conocí.

-Hola, me llamo Cristian- sonreíste

Acabamos de iniciar el curso de inducción previo a entrar a la preparatoria, yo había llegado tarde y me senté en el único lugar vació que había, un espacio a tu lado.

-Hola- respondí- ¿Tiene mucho que iniciaron?

-Apenas pasaron lista- me contestaste y te mantuviste tranquilo y atento al comienzo del curso.

Cuando el curso termino dos semana después,  te había hablado durante el transcurso de esas dos semanas unas tres o cuatro veces y durante el comienzo de las clases te hable un poco más. Me dabas confianza pues no parecía que tuvieras intenciones de ligarme. En realidad eras amable con todos los demás de la misma forma que eras conmigo. Aparte tenías novia, se veían muy bien juntos, me alegraba de que hubiera parejas tan lindas como tú y esa chica. Me hacían confiar en que en verdad existía el amor en pareja.

Hablamos de vez en cuando, pero particularmente recuerdo ese día.

Me  había topado ese dia con Cristian al salir de la escuela

¿Oye vas a participar en el concurso de poesía?- me pregunto mientras se acercaba a paso acelerado para alcanzarme

-No creo- le respondí

-Pero a ti te gusta- me dijo sorprendido por mi respuesta

– Pues más o menos- le respondí-  Mi hermana mayor dice que debes intentar cosas nuevas. Ser equilibrado y no solo enfocarte en  algo porque eso te impide conocer las potencialidades que puedes tener  en otras areas – agregue

-¿Es eso? – me pregunto

-Sí, ¿porque?- le hice la pregunta

-No será que tu solita te pones trabas cuando realmente podrías tener éxito en algo, pero de alguna manera lo estropeas- me respondió

-¿A qué te refieres?- le dije quedándome pensativa

-A que a lo mejor tu sola te estas saboteando- me dijiste

-No lo creo- dude al responder

¿Cuándo es que te conviertes en tu propio enemigo?

 

-A veces tú mismo te conviertes en tu propio verdugo – me miraste como esperando que lo comprendiera.

-¿Por qué lo dices?- le volví a preguntar

-No te quites tú sola la posibilidad de lograr algo sin antes haberlo intentado. Lo más importante es que confíes en ti- me dijiste

Tú habías sufrido la pérdida de tus padres, no eras el más guapo y me habías comentado que cuando estabas en la secundaria habías sufrido rechazo por parte de los demás. Sin embargo confiabas en ti mismo y  habías aprendido a no tomarte las reacciones de los demás de forma personal y a esquivar los comentarios que otros te hicieran con el afán de molestarte de manera  inteligente y con amabilidad, sin dejar que te afectaran.

 

You_don__t_have_to_be_alone_by_krmenxa_thumb

 

Las circunstancias que habíamos vivido no eran tan diferentes. Sin embargo nosotros si éramos diferentes, yo vivía tristeza extrañando lo que un día había tenido, mi vida feliz del pasado, pero tú tratas de ser feliz en el presente y el pasado para ti solo era un recuerdo de algo hermoso pero no te detenía como a mí, a ti te fortalecía.

Tú me enseñaste una valiosa lección, el mundo puede dudar de ti y puede decirte que tú no puedes o que tú no vales, pero mientras tú no lo creas no importa que el mundo te diga que no puedes PORQUE TU CONFÍAS EN TI, y eso es lo más importante. El mundo no te conocía y se dejaba fiar por tu apariencia, pero tú les mostrabas que no importaba lo que ellos creyeran de ti, lo que  importaba era que tu  creyeras en ti mismo, porque si lo hacías podías llegar a lograr las cosas,  aunque todo el mundo dudara de ti.

“La confianza en ti mismo es la clave del éxito” dice un autor, y es cierto,  tú me lo enseñaste.

Cuando por fin creí en mí y en mis capacidades pude entender que aunque el  mundo dudara de mí  no importaba, porque yo creía en mí y eso era lo más importante, lo de mas era cuestión de tiempo para demostrarles que estaban equivocados en lo que pensaban de mí.

Gracias por enseñarme que no importaba que dudaran de mí, mientras yo no lo hiciera. Me permitió sostenerme de pie y creer que podía lograr mis metas, aunque los demás dudaran de que lo pudiera lograr y fue gracias a  que mi confianza no estaba depositada en lo que ellos decían, mi confianza estaba depositada en mí y en que yo lo podía lograr. Nunca voy a olvidar Cris que lo más importante es que yo confié en mí, aunque los demás no lo hagan.

Llegué a mi casa ese día después de haber hablado con Cristian. Y me encontré con mi hermana mayor en la sala.

-Oye, ¿la autoconfianza es una base de la autoestima por casualidad?- le dije

-Sí nena, forma parte de la bases. Me voy a planchar el pelo, ¿vienes?- me preguntó

-No, voy a pasar más tiempo con Aura. Así se llama mi hermana menor- Los nombres de las tres iniciaban con “A”. Ana Karen, Alba y Aura. En ese orden, yo era la de en medio.

-Ah está bien- me respondió

Fui al cuarto de Aura parecía triste, al verme se alegró pero parecía extrañada de verme.

-Hola,  ¿qué pasa?

– Nada, vine a verte, ¿quieres hacer algo?

– Quiero ir al centro comercial- me dijo al instante

-Lo que tú quieras,  vamos- le dije

Dio saltitos de felicidad. En el camino me di cuenta de que al pasar tiempo con ella esa felicidad que ella reflejaba yo también la sentía.

No abandones esos sueños  y esos proyectos que tienes por miedo. Confía en ti. Date cuenta de que habrá cosas que nadie realizara si no las haces tú, ahí redice tu importancia.

Emma Watson dice:

“Si no soy yo, ¿quién?; Si no es ahora ¿cuándo?”

Yo había aprendido mi lección,  ahora no abandona mi vida esperando que fuera mejor nada más porque sí, tenía que hacer algo al respecto para que fuera mejor sino seguiría igual, recordaba a las personas cercanas a mí,  que cuando yo era pequeña me había llenado de amor y esperanza, ahora era mi momento de devolver algo de esperanza y  de realizar actos de amor y dar razones para ser querida para también llegar a serlo y no esperar que  la esperanza y el amor aparecieran por sí solos.

 Pero sobre todo había aprendido a no abandonar a esas personas que necesitan de ti y a creer en mí.

Date cuenta del valor de tu presencia en este mundo y del valor de tu vida y compañía para los demás.

CONFÍA EN TI.

12249-without-you-i-m-nothing-tattoo_large