Mi interior…

0

Debajo de un cuerpo pequeño, cabello largo, ojos cafés y piel blanca que ha sido quemada por el sol, estoy yo, alguien frágil y al mismo tiempo fuerte de corazón.

Alguien quien base a las experiencias vividas, tiene una mente abierta donde es bienvenida la bondad, generosidad, alegría, amor… paz.  Alguien que difícilmente puede detectar a alguien que le miente, pero aun así cree tranquilamente.

Alguien que a pesar de su corta edad y no tener la libertad de vivir las experiencias, de vivir bajo la luz de la noche, disfruta plenamente la incandescente luminosidad de el día, la cual la llena de seguridad.

Alguien que no reprime, que deja que sea lo que tenga que ser o suceder, aunque por dentro quisiera meter las manos y hacer garabatos con las situaciones, pero esta consciente que no ganaría nada intentando eso.

2

Alguien que ha aprendido a perdonar, y a vivir sin rencores. Y así mantiene su alma tan pura como un ave.

Alguien que aprendió a callar cuando debía y a hablar también, pero que sigue escondiendo emociones negativas por que piensa que hay mejores cosas que hacer, como vivir.

Alguien que valora la compañía, y la añora en la soledad, pero sabe que no es una necesidad, que disfruta de una risa sincera y de una mirada callada.

Alguien que ama con locura, pero aun no ha llegado quien soporte todo ese peso y aun así sigue amando.

En ocasiones, nuestro interior no puede demostrar lo que nuestro exterior esta expresando, en otras la mirada brilla cuando las dos partes armonizan en total plenitud. Y en otras, ¿Qué podemos hacer? Nada, más que obligarnos a sonreír cuando por dentro nos estemos rompiendo.