Mi historia contigo…

0

Nos estamos alejando…

Un día tropecé contigo y me regalaste tu sonrisa, esa que día a día me da fuerza para seguir. Pasaron los días y por fin me hablaste, ¡que día! Comenzaba a pensar que nunca te atreverías y como un hermoso regalo me invitaste a salir. «Qué extraño» me dije y acepté sin pensar en la historia tan complicada que era entrar en tu vida.

Días y pláticas pasaron y entre citas besos clandestinos e ilusiones de mi mente me enamoré «que fortuna encontrarte» pensé, pero había aún más por entender, cosas por descubrir porque no eras quién yo creía.

La magia se empezó a acabar y lo que comenzó genial al final se convirtió en nada, tal vez nunca sabré porqué me dejaste entrar y al final me dejaste en una esquina de tu corazón. ¿Cómo fue que pasé de ser tu expectativa de mujer a simplemente una observadora de tu vida?, no tienes tú la culpa de tener mi corazón en tus manos, ni yo por estar llena de vacío, de ganas de ti, de ser algo más; simplemente estoy aprendiendo a conocer tu miedo, a dar segundos pasos, me estoy conociendo y aprendiendo a reconocer qué quiero y no en mi vida y por el momento te quiero a ti, así lejos y cerca pero conmigo.

«Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí».
Frida Kahlo.