Me encontré con tu recuerdo y ya no dolió…

0

Hace tiempo caminé por aquel lugar, en el que muchas veces juraste amor eterno, en donde otras tantas tus besos me hicieron volar a nuestro futuro en el  que construíamos cada noche creyendo que esto sería eterno.

Entonces me encontré con tu recuerdo, miré mis cicatrices, busqué las lágrimas y no encontré dolor, miré a los lejos tu sonrisa y ya no provocaba nada en mí, ni siquiera odio; después traté de escuchar tu excitante voz, pero ya no era tan audible.

Después podía ver tu silueta acercarse a mí, intentando abrazarme como solías hacerlo, pero retrocedí, rechacé tu cercanía y no fue por los nervios que me ocasionabas, me alejé por el amor que había crecido hacia mí.

Fue entonces cuando entendí que ya no dolía tu traición, ya no eres necesario en mi vida, que tus besos y abrazos no eran indispensables porque me tenía a mí, porque después de ti siempre estuvo yo y ahora sin ti siempre estaré yo.

Me encontré con tu recuerdo ya no tan presente ni tan vivo como hace unos meses, en realidad era frío y lejano; me encontré con tu recuerdo y ya no dolió tu ausencia, mucho menos el amor que nunca existió.

Me encontré con tu recuerdo, llegó el viento y se lo llevó.