Me duele decirte adiós…

0

Sé que tome la decisión correcta, sin embargo me duele decirte adiós. Me duele recordar nuestras pláticas, los momentos que vivimos juntos. Siento una presión en el pecho cuando te pienso y se me llenan los ojos de lágrimas, mis lágrimas son de melancolía quizá, de frustración o de tristeza tal vez… 

Me duele dejarte ir, pero sé que es lo correcto, no puedo forzarte a que sientas lo mismo que yo, no puedo aferrarme a algo que sé terminaría por lastimarme aun más. Me diste la oportunidad de estar contigo, pero no era lo que yo buscaba. Yo quería compartir mi tiempo contigo, ser tu amiga, tu pareja, salir juntos, viajar juntos, disfrutar de momentos de intimidad. Tu propuesta me fue bastante tentadora, podía tenerte aunque fuera de vez en cuando, podía mandarte un mensaje y agendar una cita…

Pero ¿para qué citas? Yo quería que compartieras tu tiempo conmigo sin más ni más. Aceptar habría sido terrible para mí, hubiera estado feliz por un momento y vacía después… Por eso es mejor dejarte ir, dejarte ser libre como siempre lo has sido, dejarte disfrutar tu vida a tu manera. Sin embargo, me duele, no es fácil, te quiero y deseo estar contigo y en el fondo de mí aún quisiera intentarlo, a pesar de saber que no soy lo que buscas, a pesar de saber que terminaría perdiendo.

No me gusta sentir esta angustia, esta tristeza… Sin embargo sé que después de esto seré mas fuerte, que voy a aprender de este dolor que ahora siento y que pronto saldré adelante.
Te quise mucho, aún te quiero pero es mejor dejarte ir ahora que estamos a tiempo, ahora que aún no nos hemos hecho daño. Y lo mejor es dejarte ir después de decirte todo lo que siento, de darte mis razones y explicarte el porqué de mi decisión.

No quería marcharme de tu vida sin despedirme. No, huir a decir las cosas es cobardía. Fue mejor así, logré liberar mis pensamientos al decirte lo que siento, al decirte que te quiero y que desearía estar contigo más no de la manera que tú has elegido. Decirte que te estimo y te quiero, que no te tengo ningún rencor, sino al contrario, que te agradezco por los momentos que vivimos y que no juzgo tus razones ni tus acciones, simplemente que sé estábamos en distintas etapas de nuestras vidas, sé que no querías lastimarme y es por eso que tu sinceridad me basta. Pero es mejor marcharme ahora que aún no sucede nada más entre nosotros, estoy segura que después habría sido peor…

Te quiero, y sé que eres un buen hombre, sólo que no eres para mí. Te deseo lo mejor del mundo en todo lo que hagas y sé que la mujer a la que decidas amar será muy afortunada de tenerte.
Es así que decido dejarte ir…

No porque lo quiera hacer, sino porque sé es lo mejor para mí.