Me dejaste en un abismo de dolor

1

Me dejaste en un abismo de dolor, pero sobre todo de mucha confusión.

Es complicado el estar escribiendo esto, pero sobre todo escribirlo para ti. Nunca había podido escribir algo sobre ti, jamás había querido sentir el deber desahogar en escritos las cosas que podría decirte a ti, porque sabía que el día que lo hiciera sería porque no podría decírtelo en persona y sí te lo confieso, me daba miedo la llegada de ese momento.

Contigo no quería pensar en la ocasión donde tuviera que escribirte todas éstas cosas en medio de la noche, escuchando alguna canción la cual me haga sentir mejor y a la vez peor, me recuerde a ti y me haga olvidarte. Pero ese día se llegó, terriblemente, pero lo hizo.

Estar contigo se sentía tan natural, tan completamente normal, por eso me asustaba lo que podrías provocar en mí, desde el inicio fue así y me fue inevitable comenzar a sentir algo por ti.

Me encantaba el mundo que construíamos cada vez que estábamos juntos, era tan nuestro.

Adoraba entregarme a ti en cuerpo y alma, me bastaba estar entre tus brazos para saber que eso era la felicidad y que no volvería a repetirse, no de esa forma.

Cuando tomabas mi mano yo sabía que me querías, en cada mensaje yo lo sentía, en cada sonrisa, beso, caricia, abrazo, mirada. Siempre hubo algo ahí para hacerme sentir querida por ti,  adoraba los instantes donde éramos el uno del otro.

Teníamos diferentes formas de querer, pero nos queríamos.

También tuvimos malos momentos, nos fastidiaban ciertas actitudes del otro. Algunas veces estábamos en mundos diferentes, e incluso dudábamos de muchas cosas, éramos distintos y a veces incapaces de entender al otro.

A pesar de nuestras diferencias yo contigo me sentía completa, tranquila y feliz, eso para mí lo era todo. Lamento no haber podido hacerte sentir lo mismo, no haber sido suficiente para que disiparas tus dudas y  te quedaras conmigo.

Contigo aprendí que el amor es algo más que sólo querer a otra persona, no lo sé exactamente pero es algo más.

dolor2

Extrañaré compartir mi tiempo libre contigo, los mensajes, las llamadas, el que me llames con apodos tiernos, cuando tomabas mi mano y acariciaba tu cuello mientras conducías, nuestras risas, tus abrazos, tus besos, tus caricias, nuestros días de cine; esas noches llenas de locura, nuestras conversaciones, compartir mis grandes alegrías así como las tuyas y de igual manera los días malos.

Simplemente extrañaré todo lo que era solamente nuestro.

Lo que tuvimos fue verdadero, bien lo dijiste tú y al menos puedo ser feliz por eso. Sin embargo, aún no entiendo si era un sentimiento tan real, porqué terminó de pronto, porqué tu mente le ganó a tu corazón y me dejaste en un abismo de dolor, pero sobre todo de mucha confusión.

Hay muchas cosas que poco importan ya, pero ojalá recuerdes y algún día entiendas lo mucho que te quise.

Debo confesarte que esos te quiero que me dijiste, así como el último beso me quitaron el aliento.

Sólo tú entiendes completamente las razones para haber tomado ésta decisión y aunque ahora no pueda entenderlas como quisiera, espero algún día hacerlo.

“Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas del corazón ya son demasiado profundas” Carlos Ruiz Zafón (La Sombra del Viento).

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Pareciera palabras salidas de mi, solo que yo no las escribo. Aun asi te leo y parece que fluyen a traves de ti y que es facil hacerlo, y luego nos damos cuenta que el corazon es el que nos dicta….y entonces es la mente que ke ha ganado a aquel que dice amarme, prefiere bloquearme, y nobrecibir mensajes de amor por que no esta para eso ahorita.Entonces no me queda mas que volver a mi frialdad y decirle a mi corazon que se haga a un lado.