Me cuesta trabajo ser feliz

0

Sólo quería comenzar un capítulo más en mi vida, cambiar con alegría esa vieja página que sólo me provocaba dolor, quería poder superar al pasado. Dicen que el tiempo cura las heridas, pero sólo siento que todo se torna más tétrico.

Hoy lloro para vaciar mi alma, dejarla descansar y satisfacer mi dolor. Mientras yo sigo pensando si lo que soy no fue suficiente para ti, ¿por qué seguiste alimentando mi corazón con tus hermosas mentiras?; me diste alas de cristal para cuando yo intentara volar, arrojaras una piedra para romperlas, dejarme caer  y así temerle a las alturas.

Ten en cuenta que los buenos y malos recuerdos nos persiguen por siempre hasta el fin. La fragancia de tu perfume me infecta cada día un poco más, al parecer aún me cuesta trabajo sonreír y aunque los días pasan, sigo recordando tu mirada clavándose muy dentro de mí como un cuchillo.

Cuando te sientas sola, recuerda buscarme muy dentro de ti, en esos recuerdos que encadenaste; pero, si muy en el fondo de ti aún queda un poco de amor por mí, no intentes hablar, evítame la pena de tu llamada rechazar.

barba3

Cuando alguien me mira con ganas de hacerme feliz, procuro huir; cuando alguien pregunta por ti, prefiero morir; cuando me miro al espejo, sólo observo lo que ha muerto de mí. El tiempo duele, es un poco cruel y largo también… ¡Oh! ¿Por qué prometiste por siempre amarme? Cuando en tan poco tiempo hacia un lado me hiciste,  en desecho de tu vida me convertí.

Alguien por ahí me dijo que a los recuerdos el alcohol asesina, cuando en realidad lo único que muere es mi alma. Aún no entiendo por qué cuando me mirabas con ojos de tristeza, yo todo te perdonaba, cuando en realidad con coraje debía alejarme. El sabor de tus labios quedó impregnado dentro de mí; quisiera saber qué pensarás cuando me veas pasar… Yo quiero ser invisible para no poder sentirte más.

Tu recuerdo llega como estas letras a mi imaginación; y a mí me cuesta trabajo a un lado hacerlo, pero al parecer mi mente prefiere libertad, concederme algo de dolor y cuando río vuelve a la vida aquello que ha muerto de mí.

Tal vez lo mucho que un día yo te ofrecí no fue lo suficiente para ti; hice lo hasta lo imposible para engrandecer este sentimiento, creé muchas cosas…

Pero lo que es y fue mi más grande creación, fue el amor que un día yo te entregué.