¿Los muros caen?

0

Has fortificado muros, perseverando en que sean muros altos, muy altos. Concentras todas tus fuerzas en solo una cosa; construirlos lo más alto y fuerte. Y en soledad; los vas fortificando hasta creer que ya fue suficiente. Estas listo para experimentar y mostrar que tan altos los has construido, hasta ahora retas a que alguien los derribe y te satisface el saber que las personas que lo han intentado siempre huyen, se cansan, se rinden y desaparecen de tu vida.

Te aferraste tanto a que los derribaran que probablemente de esfuerzo, quedaron sangrando; o tal vez no. Y pronto, ya que quedas en soledad, te das cuenta que detrás de los muros solo estas tu; solo, nadie mas. Te comienza a doler. Esperas y no llega nadie mas. Te encuentras sollozando, no hay nadie con quien compartir y deseas por un momento que alguien los derribe. Llega un viento fuerte y con solo un soplo, caen.

 Todo por lo que por tanto tiempo luchaste, en un segundo es destruido.
Sientes un abrazo y a alguien que te dice; “ven conmigo, yo te cuidare, cuidare tu corazón, lo mantendré cálido y lo llenare”.

Has fortificado muros a lo largo de tu vida para “evitar” que te lastimen, que te pisoteen, pero no te das cuenta de que alejan de todo el mundo, te vuelves insensible y duro. Nada te mueve. En verdad te sientes lleno con ese estilo de vida?

Alguien te mira y esta Esperando que caigas en cuenta de que esos muros nunca serán suficientemente fuertes y que existe alguien mayor a todo quien los derriba con un soplo; ese es Dios. lo único que espera es que le permitas quebrarte, quebrar todo tu ser.

Y abrazarte tan fuerte que te haga temblar, abrazarte tan tan fuerte que llegue a calidecer tu corazón con su fuego para que nunca mas vuelvas a tener frío.