Los mejores amantes

0

Debo aprender a verte y no besarte, a estar a solas contigo y no sentir tu cuerpo uniéndose al mío, debo controlar mis impulsos, ya que después de esa charla todo quedó claro: Sólo seremos amigos. Realmente no me duele, sin embargo mi cuerpo extraña tus caricias, mis labios extrañan tus besos.

Es difícil saber que a pesar de lo que entre nosotros pasó, todo debe volver a la normalidad, aun sabiendo que ambos nos necesitamos, que al vernos, el deseo hierve en nuestro cuerpo, que se refleja en nuestra mirada, que esperamos ese momento indicado en el que ni tú ni yo resistiremos más y cederemos al impulso.

Quiero que las ganas te carcoman porque sé que te hice una promesa, sé que debo evitar a toda costa provocación alguna pero… Pareciera que no notas que tu mirada me vuelve loca, pareciera que intencionalmente acercas tus labios a los míos, para que sea yo quien muestre debilidad, pareciera que no quieres ser tú el culpable de que todo ocurra de nuevo. Mientras tanto aquí estaré yo, fingiendo firmeza y en espera de esa señal tuya en la que todo vuelva a ser como antes…

Que la adrenalina se apodere de nuestros cuerpos, para convertirnos de nuevo, en los mejores amantes.